Me atreví a quererte

Me atreví a quererteES

Fernanda de Brazao  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
38Capítulos
1.1Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Rachel Trells es arquitecta, tiene una empresa importante y reconocida, pero las deudas están a punto de arrebatarle todo. Robert White, es dueño de una agencia de viajes en Viena; se conocen, se enamoran y crece un amor puro y perfecto, hasta que Rachel decide otro camino; y Connor Dugés toma protagonismo en su vida, a la fuerza. Él parece ser la solución a todos sus problemas, pero aceptar su propuesta, puede traer grandes consecuencias.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
38 chapters
Capítulo 1
Rachel Trells:Llegué al último piso para ir a mi despacho en la constructora, y estaba mi mejor amiga y asistente, Andrea, sentada en su escritorio. Pasé a su lado, la saludé con un gran abrazo, tomé el café de su mesa que siempre preparaba para mí, algunos papeles; y entramos juntas a la oficina.―¿Alguna llamada importante? ­―dije con miedo de escuchar su respuesta y me senté detrás el escritorio, mientras ella se sentaba al frente.       ―Ninguna ―Acompañó su respuesta con leves movimientos de su cabeza de un lado a otro―. ¡Estás muy nerviosa! ―añadió, ante mi evidente preocupación.―¡Como nunca! ¡Necesitamos la llamada del Sr. Dugés! ―Suspiré y bebí un poco de mi café.―Tranquila, ya llamará ―respondió para intenta
Leer más
Capítulo 2
Robert White:Pasaban las dos de la mañana y me levanté de la cama para despejar la mente e intentar dormir, no lograba conciliar el sueño. Estaba preocupado por mi papá.Volví a la cama, conseguí dormir; y al despertar, sentí que había cerrado los ojos por cinco segundos. Me esperaba un día difícil.Viena era una ciudad tranquila, pero encontrar las calles despejadas era parte de mi rutina diaria y por eso siempre salía temprano de casa. Al llegar a mi despacho en la Agencia de Viajes que fundó mi padre, me preparé la primera taza de café del día. Tenía una reunión importante en la mañana con gran parte del personal.—¿Se puede? —Interrumpió mi mejor amigo y compañero de trabajo, Miguel, tras darme los buenos días. Él es el abogado de la agencia.—Claro,
Leer más
Capítulo 3
Rachel Trells:Era momento de viajar a Viena. Llegué al aeropuerto y mientras ubicaba la puerta de embarque, Andrea me llamó:―Sabes que no voy a Viena para conocer a alguien —respondí con molestia, mientras acomodaba mi maleta para subir al avión; tras escuchar su largo discurso del amor.―Lo sé, pero sabes que no pierdo las esperanzas.Resoplé y arqueé mis ojos deseando que se callara. El amor era un tema que no me agradaba.―Yo las perdí; aunque en realidad, nunca las he tenido. No puedo ni quiero ser feliz al lado de un hombre. Estoy bien así.—Solo quiero que vivas, que salgas de ese caparazón.—Aquí estoy segura. Este caparazón que dices­—Alcé mis manos dibujando la silueta de mi cuerpo, aunque no pudiera verme—, es lo único que me mantiene de pie. Tengo mucho en que pensar y una gr
Leer más
Capítulo 4
RachelEl día del tour había llegado y me sentía emocionada por conocer Viena. Un auto lujoso de la agencia de viajes pasó por mí y por otras tres personas en diferentes hoteles. Recorrimos algunos minutos por la ciudad, y llegamos a la famosa plaza de los Héroes o Heldenplatz, ubicada en todo el centro de la ciudad.En la plaza, una señora muy amable intentó conversar conmigo. Traté de decirle que no hablaba alemán, pero no me entendió. Luego, una señora más joven se acercó sonriendo.—La señora intentaba decirte que debemos esperar algunos minutos a la persona que nos va a dar la bienvenida, el dueño de la agencia; el Sr. Robert White. He viajado varias veces a esta ciudad y siempre hago tours con la Agencia Gold.Al escuchar ese nombre sentí que el corazón me latía muy fuerte. Esperamos un poco, per
Leer más
Capítulo 5
Robert:Esa noche, volví a casa de mis padres. Entré despacio para no despertarlos, y mi hermana, Alicia, estaba sentada en el jardín tomando una copa de vino.Tomé una para mí de la cocina y me acerqué a ella.—¿Bebiendo sola?Le mostré mi copa, sonrió, y me sirvió un poco.—No es malo estar sola…—Claro que no —Me senté a su lado y observé el cielo. Todo estaba negro y algunas estrellas brillaban—. ¿Cómo estás?—Todo bien —Suspiró y bebió un poco de vino—, ¿y tú?—Muy buena pregunta —Recordé a Rachel y no pude evitar sonreír.Alicia me miró extrañada.—¿Qué te sucede? —Se acercó a mi silla.—No sé —Sonreí d
Leer más
Capítulo 6
Rachel: Era mi última noche en Viena y quería despedirme de la ciudad. Me coloqué ropa cómoda, y salí a caminar un poco. Recorrí las calles de Viena y vi un restaurante. El lugar era pequeño y muchas personas disfrutaban de la música en vivo. Todos bailaban y parecían estar pasándola muy bien, igual decidí entrar.Sin embargo, lo que se supone sería una noche normal, cambió radicalmente al ver de nuevo a Robert. Encontrármelo en ese lugar mi último día en Viena, parecía algo totalmente irreal.Al verlo, mi corazón se aceleró, me negaba a toda felicidad y a esos recuerdos que, por más que quería, no podía borrar. ¿Cómo podía sentir tanto por alguien tan rápido? Se supone que iba a olvidarlo al evitar los paseos del tour, no a revivir esa sensación ext
Leer más
Capítulo 7
Todo había terminado, estaba de regreso en casa; y la rutina pronto iniciaría. Pero algo me faltaba y eso no podía evitarlo: Robert.Entré a casa y el aroma a menta me hizo suspirar. Mi madre estaba sentada en el mismo sofá, con su taza de té y su cobija. Aunque sabía que no me respondería, me senté frente a ella y le conté todos los detalles de mi viaje. De vez en cuando me miraba, sonreía; pero de nuevo se iba su mirada.Verla tan frágil me hizo recordar la madre que solía ser. Era muy difícil olvidar esos recuerdos felices que me dio de niña, y sus constantes sacrificios para darnos a mi hermano y a mí una sonrisa. Esas noches interminables cuando nos enfermábamos; o cuando tenía miedo de quedarme sola en mí cuarto. Mi madre siempre estaba ahí, sonriente y paciente. Ella amaba tanto reír, que daría lo que fuera por
Leer más
Capítulo 8
Robert: La corbata de seda negra parecía ser el accesorio perfecto que faltaba para mi traje gris claro. Mientras terminaba de vestirme, escuché el sonido de unas llaves. Me quedé inmóvil por unos segundos, y caminé despacio hasta la sala de mí apartamento.Era Perla.—¿Qué haces aquí?—Disculpa… Quería devolverte las llaves —dijo, sosteniéndolas en la palma de su mano.—No recordaba que tenías las llaves; podías haber llamado antes. No puedes entrar así a mi apartamento—Terminé de acomodar mi corbata—. Colócalas en la mesa de la cocina —Añadí y volví a mi habitación ignorándola por completo.—¿Estás muy apurado? —dijo caminando detrás de mí y se inclinó en el marco de la puerta de mi
Leer más
Capítulo 9
RachelLlegué a casa y esperaba encontrar a mi madre en su sofá como cada día, pero esta vez vi que estaba en el piso y salí corriendo hacia ella.Mi padre estaba ahí.―¡Mamá! ―Me arrodillé junto a ella para levantarla―. ¡¿Qué le hiciste?! ―Miré con odio a mi padre que permanecía de pie a pocos metros de nosotras. Hace mucho que no lo veía.―¡No le hice nada! ―gritó ante mi acusación con su voz entrecortada, sosteniendo una botella de whisky entre sus manos―. ¡No la lastimé! ¡Ni siquiera la toqué!—¡Mejor cállate! —Le grité.Mi teléfono no paraba de sonar. Era Robert llamando.―¡No me voy a callar! ¡Es mi casa! ―dijo alzando la voz, pero con su mirada perdida.―¡Ésta dejó de ser tu casa desde que no pa
Leer más
Cápitulo 10
Observé a Connor a mi lado y ante sus palabras me puse de pie enojada y le pedí que se alejara. Él no podía sentir nada por mí.―Yo no siento lo mismo por ti…―Podrías sentirlo, solo dame la oportunidad.―Creo que es momento de trabajar―. Me acerqué al escritorio a buscar unos papeles.―¿Podemos hablar de trabajo? ―Sonrió y se alejó levantando las manos en son de paz.―De trabajo, sí…―Quiero que vayas a Milán, tengo dos casas y un terreno que quiero comprar. Las casas necesitan una remodelación, y el otro terreno necesita tu aprobación y una casa. ¿Puedes ir? Sé que la constructora está enfocada en centros comerciales, pero estoy seguro de que lograrás unas casas únicas.―¿Tú vas?―No… pero yo me encargaría de todos tus gastos, hospedaje y de todo lo que
Leer más