El negocio familiar

El negocio familiar ES

cocaina_rosa  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
24Capítulos
240leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Amy es una adolescente, inconforme con el estilo de vida de su familia, que odia lo que está estudiando y sus únicas amistades reales son con sus mascotas. En este momento tan complicado de su vida, descubre que la empresa de homeopatía de su tío es mucho más que eso. Decide unirse a Dante, Carrie, Alex, Neo, Poe, Lysandra y Atlas; y es que en esta banda tan peculiar no solo se dedican a leer. Amy se convierte en Katniss cuando pasa a formar parte del negocio familiar.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
24 chapters
1
TRAILER:https://youtu.be/sCCwwRKVoqYEl reloj marcaba ni más ni menos que las dos de la madrugada. Pero el deber me llamaba y después de una larga noche de ron tras ron, con la borrachera empezando a desvanecerse, me encontraba en chándal y medio desmaquillada paseando a mis perras por el parque más cercano a mi casa.Solo con esto, os podéis hacer a la idea de lo mucho que adoro a mis dos rottweilers hembra. Tormenta es el ser más cariñoso del universo, parece que ella no es consciente de su apariencia peligrosa y actúa como si fuese un adorable caniche, irónicamente le aterra el sonido de los truenos. Sombra es muy silenciosa y solo ladra en ocasiones muy especiales (como cuando piensa que estoy en peligro), le encantan los niños y la comida de los humanos, si no la detuviera estoy segura de que se suicidaría a base de chocolate.—¡Amy!—en cuanto oyeron que alguien se acercaba gritando mi nombre, mis dos ángeles de la guarda perrunos se colo
Leer más
2
Tormenta se apoyaba en mi regazo mientras Sombra se movía inquieta, sabían que algo no iba bien en aquel viaje.—¿Por qué no has matado a los putos animales?—se me hizo un nudo en la garganta al oír las palabras del gigante al que solo había conseguido ver de espaldas.—Me gustan los perros.— no sabía cuánto fiarme del cariño que le podía tener a las mascotas alguien que había asesinado a mi compañero de clase, decidí confiar en él un intervalo entre cero y menos infinito.—¿Y qué vas a hacer con la dueña?— claramente estaban hablando de mí, pero me faltó valor para meterme en la conversación.—¿Qué crees que querrá hacer Dante con una estrella como Apolonia?—se giró desde el asiento del copiloto para clavar sus ojos en mí.—¿Vas a decirme tu nombre real?—Amy.—al menos quería que mi nombre apareciese en las noticias y ellos se sintieran culpables, no hay demasiadas Amys viviendo por aquí así que sin
Leer más
3
—Han llegado los refuerzos.— murmuró Dante al oír el sonido del timbre de la puerta.—¿Es Amy?— no podía verle, pero su voz retumbó en mi cerebro en forma de caricia. Mi nombre jamás había sonado tan bien como lo hizo en sus labios, tenía debilidad por las voces hermosas como aquella.Mis padres eligieron mi nombre en honor a Amy Winehouse, claro que eso fue antes de que se supiera de su adicción, su vida turbulenta y su muerte prematura. Lo cierto es que yo no me había metido en el mundo de las drogas, como mi tocaya. Pese a mi apariencia en aquel momento; con un moño mal hecho y restos de pintura en mi cara, vestida con un chándal negro al que ya se le estaba despegando el logo de la marca, una camiseta de Mickey Mouse que llevaba abandonada en el cajón desde que estuvo de moda allá por el 2014 y la chaqueta robada por mi primo (y posteriormente por mí) combinando con una riñonera. Había que mirarme los dientes para saber si
Leer más
4
—Buenos días, princesa.— Carrie me despertó, de una forma en la que nunca pensé que lo haría. Había golpeado un gong.—Has dormido más de ocho horas.Estaba en una especie de sala de meditación oriental, una habitación totalmente blanca llena de budas, un par de fuentes, un gong, velas... Yo estaba tumbada sobre un montón de esterillas con toallas bajo mi cabeza y tapada con ellas.Busqué el móvil en el bolsillo de mi pantalón, pero estaba vacío.—Cierto...— sacó de su bolso mi móvil, la funda de este, veinte euros, mi DNI, mi abono transporte y mi tarjeta sanitaria. Tenía todas mis pertenencias y todos mis datos.—Nos deberías haber dicho quién eres, ya hemos hablado con tu familia, están de camino.—Hijos de puta.—Seguramente habrían tratado de sobornar a mis padres. Miré a mi alrededor, al no oír sus patitas sonar sobre el suelo de madera.— ¿Dónde están mis perras?Ella sacó un cigarrillo de un paq
Leer más
5
—¿Te llevo?— Dante apareció en el mismo coche en el que me secuestraron por primera vez. Me guiñó un ojo y sonrió al tiempo que bajaba la ventanilla.—Llévala a casa y no la dejes sola.— dijo amenazante mi tío, acercándose mucho a él, realmente cerca, al nivel de tensión sexual.—Volveremos sobre la hora de comer.— el peliazul tragó saliva y Roberto asintió.Hice que las perras se tumbaran en los asientos de atrás y yo me senté junto a Dante. Este arrancó, ya tenía mi dirección marcada en el GPS así que no tuve que preocuparme por dar indicaciones.—Siento el trato que se te dió, pero debiste decirnos que eras familia del jefe.— me encogí de hombros, a mí también me hubiese gustado saberlo de antemano.—Es un gran hombre.—Si tú lo dices...— no es que tuviese ninguna historia oscura de él durante mi infancia, pero tampoco estábamos muy unidos. Lo cierto es que no tenía trato con mi famili
Leer más
6
—Verás, no somos mafias, sino grupos criminales organizados. Nosotros solo trabajamos a nivel nacional, como una empresa, de ahí la homeopatía como tapadera.—Dante me estaba haciendo un resumen sobre el negocio familiar mientras se comía mi último paquete de galletas oreo con un vaso de gazpacho (mala combinación).—Cada grupo tiene una actividad principal y otras secundarias, pero colaboramos entre grupos, como subcontrataciones. Los colombianos a la coca, los marroquíes al hachís y los turcos a la heroína, los chinos a la prostitución y el tráfico de personas; los pakistaníes y sirios a la falsificación de documentos...—¿Qué hacéis vosotros?—no imaginaba a mi tío vendiendo costo en una esquina o conduciendo un camión lleno de personas.—Nos encargamos del transporte de la droga y blanqueamos capital, pero mi parte favorita es cuando hacemos de Robin Hood.— torcí el gesto.— Les robamos a los ricos; coches de lujo, joyas...—supongo que olvidaba la p
Leer más
7
—Pero Amy es un nombre genial.— repliqué dando un sorbo a mi vaso de gazpacho.—Lo sé, pero es tu nombre real y poco común, sería muy fácil rastrearte.— Contestó al tiempo que tomaba la última galleta. Fruncí el ceño y abrí la boca para poder mandarle a la mierda, pero sonó el timbre.Una pena, porque iba a usar lo único que recuerdo de mi clase de latín "Canis matrem tuam subagiget", lo dijo mi profesor cuando se enteró de que no iban a renovar su contrato. No estoy segura de lo que significa pero contiene un perro y una madre, nada bueno. En fin, otro pensamiento perdido para siempre.Me acerqué a ver por la mirilla y sonreí al reconocer a la adorable anciana que esperaba al otro lado de la puerta. Tenía el pelo blanco y corto decorado con pequeñas mechitas de color fucsia, unas gafas de diamante y una bata de estilo asiático (no sé si llamarlo kimono, ella misma lo había cosido y estaba hecho a su propio gusto).—Amy, estab
Leer más
8
Íbamos de camino a ¿la casa del crimen? No sé, tendré que pensar otro nombre mejor para la base de operaciones. Cuando una furgoneta nos empezó a hacer señas con los intermitentes. Ya he mencionado que no sé nada de automóviles, pero parecía Mate, el mejor amigo de rayo McQueen.—Oh no.— murmuró Dante poniendo los ojos en blanco y dejándose caer sobre el asiento pesadamente.— Los putos nazis.Por cómo reaccionó tenía pinta de ser bastante mala suerte habernos topado con los gorilas arios.—¿Qué ocurre?—pregunté aterrada al ver cómo parábamos a un lado de la carretera. Pensé que quizá fuera el momento perfecto para salir huyendo, pero solo viendo esa furgoneta apostaría a que también tenían armas y un banyo ahí dentro; me pegarían un tiro y estaría igualmente atrapada además de con una bala alojada en el culo.Una vez había descartado la idea de huir decidí hacer caso a Dante, depositando toda mi confianza en él. Leer más
9
Cuando el ascensor llegó a la planta -1 me bajé algo confusa, nunca había estado allí y la luz era tan tenue que a penas veía las paredes a mi alrededor.Encendí la linterna del móvil y descubrí que estaba en un pasillo inmenso pero muy estrecho (a penas podía estirar los brazos a los lados), resultaba agobiante, una verdadera pesadilla para claustrofóbicos. Me dirigí a la izquierda por puro instinto.Caminé unos metros hasta que el pasillo hizo esquina acabando en una puerta parecida a la del apartamento de Rachel en Friends. La abrí y me encontré un cuarto de 2x2 repleto de cables y pantallas viejas amontonados de mala manera. Era un almacén bastante cutre y sucio, no parecía pertenecer a ese lugar, más bien podría estar en el almacén de algún instituto público. —That's where we keep the old stuff.¹— di un ridículo saltito sobre mí misma al encontrar a un chico iluminado solo por la luz de su teléfono.—¿Qué?— me llevé la mano al
Leer más
10
—That is going to take a while.¹—Neo se empeñaba en mantener una conversación, pero no comprendí una sola palabra de lo que decía mientras señalaba el ordenador de Lysandra.—Sigo sin hablar inglés.— suspiré mientras me apoyaba en la pared.—Te está diciendo que voy a tardar un rato en acabar esto.—al menos ella hablaba mi idioma, solo había tardado media hora en abrir la boca.—We're going to need you as a translator, Lysandra.²— se giró para mirarme de arriba a abajo, no quise creer que estuvieran hablando de mí.— She's quite pretty, isn't she?³—Yes, and you're quite an asshole. Do you want me to tell her about it too?⁴— me estaba empezando a aburrir de aquella conversación sin sentido.—Pregunta que qué te gusta hacer en tu tiempo libre.—Bueno...—ojalá hubiese tenido una vida tan divertida e interesante como las suyas.— Leer, dibujar, bailar...—¡Bailar!—Neo me interrumpió muy e
Leer más