Cita a ciegas: Ceo

Cita a ciegas: Ceo ES

Zehyna Pérez  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
48Capítulos
2.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Sinopsis

Optimista

William Raymond nunca ha tenido la libertad de escoger lo que quiere para su vida, es dueño de varios casinos y está comprometido con una mujer solo por un contrato, todo cambia cuando por cosas del destino conoce a una chica en una cita a ciegas. Scarlett una chica indecisa, con problemas sobre su vida y que le anima a escaparse con ella por las noches y le enseña que todo puede ser diferente. El problema es que William es fiel a su padre y será muy complicado romper un matrimonio que haría que su padre se sienta completamente orgulloso de él.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
48 chapters
1
El verano estaba entrando, pensar en que por fin disfrutaría de la playa, mis amigos en Miami y la vida que tanto me gusta, me emocionaba por completo. Avancé hasta la cocina y dejé las maletas cerca de los muebles de la sala. Vivía con mi mejor amiga Olive, una chica de estatura baja, cintura ancha, ojos negros y cabello corto. Ella era asiática, nos conocimos en la universidad el primer día de curso. Fue curioso, pero el inglés no era su fuerte. Había pasado la mitad de su vida en Latinoamérica y la otra mitad en Asia, nunca aprendió inglés y la comunicación se le dificultaba en los Ángeles. Llegaba tarde como de costumbre y la observé en una esquina, viendo a cada lado. Con rapidez noté que no hablaba el idioma e intenté hablarle en español, ella entendió, la guíe y acabamos siendo mejores amigas. Olive estaba sentada en el mueble, con un vestido casual y botas negras. Miraba su celular hasta que notó mi presencia y alzó la mirada. —Tu madre ha cambiado el
Leer más
2
El sudor me estaba consumiendo, había bailado toda la noche con Aryan, el chico que hace unos minutos era un desconocido. Sus labios se acercaron a los míos, intenté apartarlos pero no funcionó. Mi ceño se frunció, no había ido con él para follar, solo quería distraerme, es injusto que cada hombre que me observé piense que quiero follar con él. En un intento fallido de apartar su rostro del mío, pise su pie y salí corriendo. No podía creer que sucediera esto, las lágrimas empezaron a salir, ni siquiera sabía porque estaba llorando. El amor no era para mí, ya estaba consciente de eso, me lo habían demostrado en infinitas oportunidades.Me limpié la boca y pedí un taxi, el auto no tardó en llegar. Mi cara tenía el maquillaje corrido. Increíble, ahora este hombre me vería en uno de mis peores momentos.&mda
Leer más
3
Aparque el auto en la zona más fácil de ubicar para mí, los autos de aquí eran lujosos, habían pasado más de dos días y no volví a saber nada del millonario que conocí. Alguien con respuestas divertidas pero que jugaba a ser rudo con su zona de confort. Y es extraño, porque debería ser todo lo contrario, me preguntó si realmente es así o si solo trata bien a las personas desconocidas porque no volverá a verlas, yo debería aplicar ese método. Podría funcionar muy bien, y sería guay que en algún momento me encuentre a una persona por la calle, que haya tratado bien y se acerqué a hablarme.Me sentía tan feliz que compre el desayuno y lo lleve a casa para disculparme con Olive, odiaba estar peleadas, odiaba que ella creyera que sentía celos de su relación con Francis. No sentía nada por el, no lo conocía, n
Leer más
4
La luz de la luna era lo único que alumbraba nuestros cuerpos, podía sentir como el hombre junto a mí miraba el cielo sin prestar atención a nada más. Y esa era la idea de esta noche, permitirnos ser quienes somos realmente, dejar fluir lo que ha pasado, dejar salir ese beso que no significó nada más que un impulsó. Esta era la noche de William. La noche en la que podría ser el mismo sin estar pendiente de su novia, de sus padres ni de su trabajo. A veces era fotografiado sin querer y yo rogaba porque está noche no saliera a la luz ante los ojos de las demás personas. Esperaba que está noche se quedará siendo solo de nosotros dos. Como un secreto que nadie debería saber.El día que debía ser un milagro fue un desastre, para William estar comprometido fue como renunciar a su vida entera. El afirmaba que el amor era un sentimiento inexistente, pero que la conexi&oacut
Leer más
5
La comida ha terminado y Francis está en un rincón con su teléfono. Me acerco hasta el y le sonrió un poco. No sé dónde se ha metido Olive, pero desde que subió, no se ha tomado la molestia de bajar. Respiró hondo antes de decir algo y el me observa detenidamente. —¿Pasó algo con Olive? —No —hice una mueca—. ¿Por qué?.—Por que nunca te acercas a hablarme y estás aquí. —Francis yo no… —Da igual Scarlett. Mi hermano siempre ha sido el favorito de todos. —Francis —tomé su brazo—. No me acercaba a ti porque pensaba que eras un tío cualquiera, que no tenías personalidad pero que eras bastante atractivo. Y esa es la verdad. Lo había dicho y su rostro no se mostraba aliviado, todo lo contrario. Parecía querer echarse a llorar y gritarle al mundo lo frustrado que estaba. Cuando vi la primera lágrimas deslizar por su mejilla me sentí culpable, incluso lo tomé por ambos brazos e hice que mirará. —Lamento haber pensando t
Leer más
6
Ha pasado un año desde mis vacaciones en las Vegas. No he vuelto a saber nada de William, de modo que, nuestra relación se esfumó entre los recuerdos. Aún conservo el tatuaje que nos hicimos juntos, ha sido lo único que me afirmaba que fue real, que no fue un sueño.Mi vida volvió a ser la misma de antes, tíos tontos gritando cosas por la calle, trabajos en medio del sol como influencer y publicista. Horas en el estudio grabando vídeos de promoción para marcas y otras cosas estresantes que me ha tocado realizar. Olive ahora siempre está conmigo, nuestra relación mejoro desde que hablamos aquella noche, para ambas fue como si nunca hubiéramos ido. Francis no volvió a hablarle, William tampoco dio señales de vida. Sin embargo, a veces me metía en su Instagram y veía sus fotos, en una salía su tatuaje, saber que no lo había cubierto con otro dise&n
Leer más
7
La semana pasó volando, no sentí en qué momento llegamos a noviembre, pero estábamos aquí, a un mes de diciembre y a un mes de volver a ver a mi familia. Mis padres se habían ido de fiesta durante el último tiempo, habían viajado y trabajo en negocios extranjeros. La situación con Olive avanzó bastante normal, ninguna se metía en la vida de la otra y sentía que estábamos alejándonos, al principio fue difícil, pero ya me había acostumbrado.Mis ángeles guardianes se habían apiadado de mi, porque la situación con Matt iba de maravilla, nos veíamos en ocasiones para comer, ver películas o salir con amigos. A Julián le hacía gracia vernos conversar en vez de besarnos, porque como el decía “solo estábamos perdiendo el tiempo”. El sol que atravesaba la ventana de mi habitación me hizo sonre&
Leer más
8
¿Quién era yo para opinar sobre la vida de otros? Me había ido de la casa para ir a ver a William. El chico que conocí años atrás, no creí que lo volvería a ver, pero aquí estaba. En los Ángeles, esperándome en un local. Sentía un extraña sensación en la panza ¿Qué podía ser? ¿Mariposas? ¿Náuseas?. Daba igual que fuera, estaba aterrada, mis manos sudaban, quería salir corriendo. Pero estaba frente a una puerta de madera, un local de comida rápida y mi abrigo en la mano.Entre decidida sin prestarle atención al temblor de mis piernas. Prefería esconder mis nervios, que sacarlos a flote. El hombre estaba sentando viendo su móvil, tenía una camisa negra casual junto con jeans. Eso me sorprendió.—Scarlett pensé que no vendrías, creí que estarías ocupada jugando a robar un banco.Fruncí el ceño sin entender a lo que se refería, iba a preguntarle, hasta que conecté sus palabras con Matt.—¿Quieres ayudarme a robar el banco? Tu presencia me sería de mucha ayuda, de
Leer más
9
Después de salir corriendo como una loca histérica, me quedé pensando en sus ojos al verme reaccionar de esa forma, en como sus labios se movieron y no pude oír ni una palabra, me quedé pensando en que el no podía entenderme, quizás alguien con dinero no pasaba por cosas así, cosas cotidianas y sencillas. Pasé mis manos por mi cara y me tiré a la cama con desespero. ¿Había hecho algo mal?. ¿Había estado mal gritarle?. El número de la chica que me habló en la calle seguía en la mesa, no lo había tocado, ni siquiera me atreví a escribirle. Olive ha pasado todo el día con Francis, no hemos podido hablar y quiero decirle lo que sucedió, quiero saber su opinión.Todo se desmoronó para mí, cuando el soltó esas palabras. “Estas portándote como una cría”. No ha salido de mi cabeza, no h
Leer más
10
William Raymond.Scarlett me miraba confusa, tenía el ceño fruncido y los labios rojos. No tenía pintura de labios, tan solo era su color natural. Me aparté de ella para no incomodarla y carraspeó mi garganta de forma sutil. Me había portado como un gilipollas, no pensé en cómo iba a afectarle mi reacción, solo hable y me dejé llevar por los momentos que he vivido con Mérida.Ella siempre se enojaba por cosas mínimas, hacía que me estresara y le dejara de hablar por horas. Nunca le importaba, solo hacía caso omiso a la situación. Cuando Scarlett gritó, olvide por un momento que estaba con ella y solté lo que le diría a Mérida, la chica que no amo, que no me gusta y que detesto como persona. No es alguien que me caiga bien, no es alguien que me guste para convivir. En cambio, la mujer que conocí en las Vegas es diferente, me hace re
Leer más