Un Canto de Otoño

Un Canto de OtoñoES

Rubén Caterpila  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
4Capítulos
221leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Fabiana Ramírez es una mujer de 28 años de edad que ha ganado un cupón de viaje, debido a un sorteo en Instagram que la llevó a un encuentro inesperado e insólito: estar entre las familias más ricas de Inglaterra como los Huxley. El problema está, en que ella no sabe desenvolverse en la alta alcurnia de Inglaterra, además del hecho de ser una mujer latina-venezolana entre familias tradiciones y que quedó atrapada con el hombre de una fotografía detestando al real.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
4 chapters
Prólogo
Siempre se ha dicho que el amor es la fuerza, el motor o el fundamento que todo lo puede. Pero, si eso es cierto, entonces muchas veces los seres humanos no han logrado corresponder a otra persona por falta de amor. Es decir, que la clave estaría en ejercitar el amor hasta llegar a la estatura de quien nos ama, con la finalidad de que se vuelva un hábito y así poder demostrarlo con aquellos que, incluso, podría decirse, no parecieran merecer amor.Este pensamiento, martirizaba y revoloteaba en la cabeza de Fabiana Ramírez, que enfatizaba, en ese momento, la torpeza de quienes decidían viajar por primera vez fuera del país. Lo había estado reflexionando desde que había leído por primera vez la famosa colección de libros de Harry Potter de J.K. Rowling, pero ahora había más afán, pues hace tres días había culminado por tercera vez la lectura de dichos libros.L
Leer más
Capítulo 1
Sí, una vez más Fabiana la había chorreado.Tenías los ojos como platos en el momento que escuchó de la boca de aquella mujer, Teresa, que era la asistente personal del re-papito, Brian Huxley, para ella. De haber estado tomando algún líquido, lo hubiera botado todo tan ordinariamente que, de seguro, la hubieran bajado del avión por ser más corriente y feo que un arroz con patas de gallina.—¿La asistente de quién? —preguntó, solo esperanzada de que hubiese escuchado mal.—La asistente personal del Sr. Huxley —soltó una carcajada—. Tranquila, no tienes por qué asustarte o avergonzarte. En realidad, hay que estar loca para que a una mujer no le guste el Sr. Huxley —Teresa le guiñó un ojo, y con su mano imitó una especie de “cierre” que se cerraba en su boca, como una forma de decir que ella no dir&i
Leer más
Capítulo 2
Fabiana tenía una mano sobre su abdomen, mientras que la otra la tenía apoyada sobre ese brazo, con la mano en el mentón. Una de sus cejas la tenía alzada y su boca tenía una forma de desagrado que, cualquiera que la hubiera visto, podría asegurar que el vestido que estaba sobre la cama era la cosa más horrorosa que había visto en la vida. Y en realidad no era feo, lo cierto es que era un vestido bonito: El torso era azulado con mangas cortas, y tenía una falda colorida que, era tan extraña, que a decir verdad le gustaba; tenía hojas de colores parecidas a la del otoño, precisamente, pero que el fondo azul le daba un aspecto primaveral. En sí, era una mezcla de esas dos estaciones para ella. Además, había unas medias pantis de color oscuro y unos tacones que mataba en ponerse.Entonces, ¿por qué cargaba aquella expresión?La respuesta era simple
Leer más
Capítulo 3
—¡Adriana! —gritó eufórica Fabiana, al ver a su amiga a través del celular.—¡Debo decirlo! ¡Te ves muy bien! —respondió Adriana, al ver a Fabiana maquillada a través de la pantalla. Un hecho que, de no estar viéndolo, hubiera creído que se trataba de un sueño—. Incluso, me parece que te ves hasta más blanca.—No seas ridícula, Adriana, apenas ha pasado una semana desde que me fui, por muy ambiente inglés en el que estoy, no hacen milagro con el bronceado latino, mamita.—¡Cállate! Te digo lo que pienso y lo que veo —añadió ella muerta de risas.—¿Fuiste al oftalmólogo? —cuestionó Fabiana con la misma risa divertida.Adriana le sacó la lengua y arrugó la nariz en un gesto banal.—Dejemos ese tema. Dime más bien si h
Leer más