Mi Mejor Canción

Mi Mejor Canción ES

Flor M. Urdaneta  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
55Capítulos
4.3Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Natalie, una mujer insegura y vulnerable, y Peter, un cantante de rock, quien sufre las consecuencias de una terrible pérdida, se conocen en el peor momento de sus vidas. Ella tiene un pasado que no puede recordar. él, uno que quisiera cambiar. Pronto descubren el amor, y con ello, la cura para sus heridas. pero los secretos que ambos ocultan amenaza con separarlos. ¿Qué tan fuerte es su amor? ¿Podrá superar la verdad, cuando sea revelada?

Leer más
Mi Mejor Canción Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
55 chapters
Prólogo
—Natalie­ —dijo una voz suave, melancólica… tan lejana como un murmullo—. Natalie —pronunció de nuevo, ahora más cerca.Traté de abrir los ojos, pero fracasé. Mis párpados se sentían como dos compuertas de titanio. El cuerpo me pesaba igual, se había transformado en una prisión de la que no podía escapar y estaba desesperada por hacerlo.—Natalie, mi amor —insistió la voz.¿Quién es Natalie? ¿Por qué la llama?Mi mente vagaba por calles intrincadas y oscuras, donde no había más que neblina y silencio, un silencio tan devastador que crispaba cada parte de mi ser. Pero, en medio de las tinieblas, vi un haz de luz que comenzaba a consumirse.Corrí en esa dirección.Luché contra la oscuridad que me quería arrastrar de regreso a aquel abismo.
Leer más
Capítulo1: Un Nuevo Comienzo
Diez minutos o tal vez más, mirando mi reflejo en un espejo, tratando de convencerme de que esa rubia de ojos grises, labios finos y nariz perfilada era yo. Perdía el tiempo, por mucho que lo intentase, seguía siendo una desconocida. Nada llegaba a mi cabeza, ni siquiera el destello de un recuerdo.¿Quién es Natalie? ¿Quién soy yo? Dos preguntas que me había hecho desde que desperté sin memoria cuatro meses atrás, sin un motivo neurológico que lo justificara. Según los médicos, yo era la única que lo podía controlar. ¡Ja! ¿Controlar? No recordaba ni siquiera mi nombre. ¿Qué carajo podía controlar?—¡Leo está aquí!—anunció Pattie desde la planta baja.Le dije con un grito que enseguida bajaba. Me recogí mi cabello liso en una cola de caballo, tom&e
Leer más
Capítulo 2: No soy ella
Cuando mi turno terminó en el café, salí de ahí y me subí a mi bicicleta para llegar a la escuela pública de arte, donde todos los jueves daba clase de pintura a niños de entre nueve y trece años.Pattie no entendía cómo podía pintar de esa forma porque, según ella, nunca había tomado un pincel y mucho menos sabía dibujar. Mi antiguo yo era gimnasta, pertenecía a la Selección Nacional de Canadá y hasta había participado en los Juegos Olímpicos. ¡Polos opuestos en un mismo cuerpo!Al llegar al aula de clases, saludé a mis alumnos –siete niños y tres niñas–, y les pedí que se sentaran delante de su caballete para comenzar a trabajar. Ese día les enseñaría el arte abstracto.Comenzaron a trabajar luego de darles una breve explicación de lo que har&iacut
Leer más
Capítulo 3: Comenzar de cero
Llegué a Bernie´s temprano, esa mañana. Habían pasado cuatro días desde que dejé a Leo en la sala, con el corazón roto. El mismo número de días desde que vi a el hombre misterioso en el parque.Saludé a Ming desde la barra, estaba sentada en una de las mesas, estudiando para el examen que haría en la tarde. Podía tomarse ese tiempo porque aún era temprano. Yo, por mi parte, decidí poner en marcha la cafetera y limpiar la barra, aunque se veía reluciente. Me sentía un poco ansiosa, la verdad. Esperaba cada día que él regresara. No sé ni para qué, era un grosero… un arrogante sin educación.Veinte minutos después, las puertas de Bernie´s se abrieron al público. El lugar estaba ambientado al estilo retro. Se servía café, desayunos, y, además, ofrecí
Leer más
Capítulo 4: Pánico
Di un largo bostezo, mientras esperaba que cambiaran el letrero en Bernie´s de cerrado a abierto. La noche anterior, me dormí tarde investigando cómo tratar a los invidentes. Según San Google, las personas invidentes dependen de los otros sentidos para compensar de alguna forma la carencia de las funciones visuales.Decidí dejar de investigar cuando me pregunté: ¿Para qué quiero saber cómo tratar a un invidente? Era una locura, puesto que Peter quizás nunca más volvería. Ya habían pasado varios días desde mi huida. ¿Y qué si volvía? Nada iba a pasar. Yo era una amnésica y él un discapacitado, una combinación catastrófica.Mi turno en el café no fue nada fácil, Ming estaba en la universidad y me tocó atender todas las mesas. Aunque me llené los bolsillos con las propinas.<
Leer más
Capítulo 5: Sentirte
Su aroma a vainilla y almendras llenó el ambiente cuando entró a mi Hummer. Podía escuchar su respiración agitada, aquellas pequeñas exhalaciones que se escapaban de su boca. ¡No podía creer que estuviera ahí! Porque, desde que me habló en el café, me había preguntado cómo serían sus labios, deseé tocarla entonces, y lo hacía aún más al tenerla a centímetros de mí.Dejé de odiar a Henry por primera vez en años, porque solo él pudo decirle que yo estaba ahí. No era habitual en él hacer cosas como esas por mí, pero no cavilé mucho en sus intenciones, disfrutaría el tiempo que durara enarbolada la bandera blanca de la paz.—Hola, Carrie —pronuncié débilmente.—Hola, Peter —respondió con aquella voz sensual y ronca que se form&o
Leer más
Capítulo 6: Garantías
Las sensaciones que se despertaron en mí mientras tocaba a Peter me estaban llevando por un camino peligroso. El miedo me hizo su presa, y caí.¿Por qué aparté las manos de su pecho e inventé una estúpida excusa? Porque mi cabeza había trazado un mapa que no se detenía en su pecho, llegaba más al sur, donde su hombría se alzaba. ¿De dónde salió aquel pensamiento? ¿De dónde fluyó aquel deseo categórico de desnudarlo y llenar su cuerpo con besos y caricias? Quizás de los recuerdos reprimidos de una Natalie carnal y apasionada.—No te vayas, por favor —pidió.Sus palabras no me afectaron tanto como aquel contacto de su mano sobre mi piel. En mi mente no solo lo tocaba, lo desnudaba y le decía lo mucho que lo deseaba, lo mucho que necesitaba que me hiciera el amor.—¿Por qu
Leer más
Capítulo 7: Siénteme
Dos horas después de aquella despedida abrupta, estaba sentada en la sala, viendo un programa de bricolaje y decoración de interiores en el televisor, mientras comía sushi. Ming había influenciado mucho en mi dieta.Alterné la mirada miles de veces entre la pantalla del televisor y la pintura que reposaba contra la pared de la sala, esa que tenía garabateado el número de teléfono y la dirección de Peter. La idea de hacer uso de mi garantía pululaba en mi cabeza. ¿Y que si solo teníamos el presente? No me importaba. Deseaba sus manos acariciando mi piel desnuda. Deseaba probar su boca con la mía. Deseaba sentirlo en cada parte de mí. Aquellos pensamientos lujuriosos me perturbaron, no sabía de dónde venían, pero sí quién los provocaba y eso era lo que importaba.Peter me advirtió que no tendríamos futuro y que su pasado era u
Leer más
Capítulo 8: No puedo hacerlo
Me quedé hecha de piedra cuando Peter me pidió que me acercara para tocarme. Fui una cobarde, maté al tigre y le tuve miedo al cuero. Es que no es lo mismo decirlo que hacerlo.—Carrie, ¿sigues ahí? —inquirió con preocupación.—Yo… eh… Sí, es que… —balbuceé. Peter se acercó lentamente, encontrándome a mitad de camino.—¿Dónde quieres que empiece? —indagó, acariciando mis hombros con suavidad. La pregunta de Peter fue clara, quería que marcara el inicio, lo que conllevaría a un fin. ¿Qué se suponía que le iba a decir? No tenía idea de cómo dar un beso, menos podría indicarle dónde quería que iniciara.—Eres el experto. Tú decide —insté sin titubear, aunque en mi interior estaba encorvada en posición fet
Leer más
Capítulo 9: El dedo en la llaga
¿Qué clase de mujer soy? ¿Cómo puedo llorar, lamentando no haber aceptado una propuesta que me dejaba en tal mal lugar? La respuesta estaba en mis narices, porque sabía que si aceptaba una relación así, me perdería, que jamás podría escapar de ella, que no podría desligar mis deseos de mis sentimientos. Porque era innegable, sentía cosas por Peter más allá del sexo. Quería más que eso y él no podía dármelo. Sabía que tomé la decisión correcta, pero eso no significaba que me aliviara. No lo hacía ni un poco.—Estás rara, Nat. Dímelo.—Soy rara, Ming. No recuerdo ni mi nombre.—Hay algo más. Los ojos te brillan de una forma extraña, estás distante, has tomado mal tres órdenes. ¿Tiene que ver con Peter?
Leer más