Mi religión es amarte

Mi religión es amarteES

Ysaris  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
37Capítulos
1.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Me criaron para que pensara que mi religión era lo único importante en la vida, y lo creí, era la niña ejemplar; la mas comprometida en el templo, hasta que conocí a Keller, el chico de la moto y robó mi corazón hasta hacerme perder la cabeza. Pero él no era lo que decía ser...

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
37 chapters
Prólogo
Hoy era el cumpleaños de mi padre, así que me mandaron a comprarle un pastel, al menos había conseguido su favorito; uno de vainilla, ya la fiesta había iniciado, pero fue una fiesta demasiado improvisada, mi padre era el alto sacerdote de la iglesia de la ciudad por lo que todos querían estar cerca de él y de la nada todos comenzaron a aparecerse en la casa, no tuvimos más opción que comenzar a hacer bocadillos y comprar el pastel.Empujé la puerta de vidrio con mi cadera para poder salir a la calle, mis manos sostenían la gran caja con un pastel de vainilla.Solo esperaba que no se me cayera…  A lo lejos podía ver una moto acercase, me daba tiempo cruzar la calle, o eso creía, porque no vi él desnivel que dividía la calle de la acera, mis pies
Leer más
1
Capítulo 1 No podía creer todo lo que había provocado la torpeza en mis pies, ahora me tendría que montar en una moto, con un desconocido para que me diera el pastel y evitarme la ira de mi mamá.Sí, definitivamente, haría de todo con tal de no ver la ira de mi madre. Me monté en la parte de atrás.-Yo debería llevar el pastel -sugerí-, ahí se te puede caer.-Entonces tendrás que sujetarla -dijo.¿Uh?Antes de que le refutara, él chico arranco y mis manos salieron voladas a agarrar la caja en sus piernas y pegándome a su espalda como una garrapata. Mi corazón latía demasiado rápido, nunca me había montado en una moto, ni nunca había estado tan cerca de un muchacho… principalmente porque en nuestra religión era muy mal visto.Definitivame
Leer más
2
2  Contaba los minutos para que la clase de sociales terminara, no me gustaba esa materia, apenas estaba iniciando el segundo año de castellano en la universidad central, mi horario era un completo caos, por lo menos hoy, tenía que quedarme hasta las dos de la tarde y luego tendría que ir al templo, yo usualmente era la que cantaba en todos los servicios. Cuando el profesor dijo que nos podíamos ir, fue como musica para mi oidos, sin embargo, solo teníamos una hora para almorzar antes de entrar a nuestra última clase. Tenía un pequeño grupo de amigos con los que me juntaba, no porque yo los hubiera elegido, sino porque solo nosotros habíamos perseverado en la carrera, apenas quedábamos veinte, y solo tres tenían exactamente el mismo horario que yo. Llegamos al comedor y tomamos asiento en el patio cerca del estacionamiento, Jenny hablaba de lo bien que lo
Leer más
3
3 Me fui a mi casa cuando pude serenarme de la impresión que me dejó Keller, me aliviaba que hubieran cancelado la clase de la tarde de esa forma podía descansar. Mi madre estaba en una reunión de mujeres del templo (se reunían a tomar el té en un hotel) y mi padre en el templo asesorando a todos los que necesitaban ayuda.Amaba tener la casa sola, con mis padres a veces sentía que ni siquiera podía respirar, ellos eran demasiado estrictos en cuanto a la disciplina.Subí rápidamente a mi habitación, lo primero que hice fue sacar mis audífonos de su caja, quedando todavía más impresionada de que fueran azules, ¿Cómo pudo saberlo?Sabia que algo raro estaba ocurriendo, pero también estaba ese lado que simplemente estaba feliz y agradecida sin nada de preguntas.Me tomé mi tiempo para bañarme y cambiarme a
Leer más
4
4  Fue un completo caos, vi al hombre que estaba junto a mi papá caer sin vida en el suelo como si se tratara de una película en cámara lenta, su cabeza rebotó en la cerámica y su pecho no dejaba de sangrar donde lo había tiroteado. Los gritos fueron un revoltijo, y las personas salieron de la iglesia como si adentro hubiera algo tóxico. Comencé a entrar en pánico mientras retrocedía mis pasos y tropecé con el escalón del escenario a punto de rodar por las escaleras, cuando de repente alguien me aguantó con fuerza por la cintura antes de caerme.Me sentía al borde del desmayo. -Ven conmigo.Un momento.¿Ese era Keller?No dije nada simplemente lo seguí cuando me tomó del brazo y me arrastró con él hacia la puerta trasera hasta una camioneta negra con vidrios oscuros. Me mont&ea
Leer más
5
5 Las lágrimas llenaron mis ojos, ¿Cómo pude ser tan estúpida? Me secuestraron en mis narices. Me sobresalté cuando de repente la puerta se abrió y Keller entró, paseando sus ojos alrededor hasta que se enfocó en mí.Vaya que era muy alto, parecía que la habitación le quedaba pequeña. -¿Por qué me secuestraste? –mi voz sonó más débil de lo que quería, limpié mi mejilla intentando en vano que mis ojos dejaran de botar lágrimas, pero parecía imposible. -¿Secuestrarte? –Repitió, su ceño se frunció-, ¿intentaste abrir la puerta?, se traba un poco, debes empujarla hacia dentro y luego tiras de ella. Oh. Eso explicaba un poco, no me había secuestrado, solo no sabía abrir la puerta.«Eres una idiota Katiana». -Quiero irme a mi casa –dije-, ¿qué hora es? ¿Qué hago aquí? Keller rascó su espalda y se encogió un poco de hombros. -Deben ser las ocho –dijo-, te
Leer más
6
Mi madre me tomó por los brazos y de súbito me abrazó cuando entré por la puerta. Me quedé tan perpleja que lo único que hice fue paralizarme en mi lugar, percibiendo su costoso perfume a rosas del bosque. Creo que era primera vez que me abrazaba cuando no había público observando. -Estas aquí –susurró-, ¡Estas aquí! Sus ojos verdes merodearon por todo mi rostro y volvió a abrazarme, sus brazos delgados me apretujaron la faja del vestido asfixiándome un poco. -¡Está aquí, David! –mi mamá habló fuerte, mi padre apareció en la cocina, sostenía su teléfono contra su oreja, su rostro pálido se volvió poco a poco acalorado hasta casi adquirir el mismo tono rojizo de su cabello. -No oficial, olvídelo, ya está aquí… -dijo mi padre colga
Leer más
7
Jamás me había sentido tan mal en mi vida, estaba viendo la película, pero veía a los lados con nerviosismo como si mis padres pudieran verme en cualquier momento, ¿y si me encontraba con algún hermano del templo?, mancharía la reputación de mi familia.Ya estás en el lio, asúmelo. Me repetí, ya lo había hecho, y lo hecho, hecho estaba. Mentirles a mis padres diciéndoles que me encontraría con los muchachos del templo en el cine, no me hizo sentir mejor, pero se sintió tan bien estar con mis amigos de la universidad. La película fue increíble, todo fue increíble, lo único malo fui yo y mi conciencia intranquila. Cuando llegué a mi casa mis padres estaban sentados en el sofá de la sala, mi madre tenía los brazos cruzados sobre su pecho y mi padre me miraba fijamente.Oh, oh.Era suficiente la tensión en el ambiente para saber que me habían atrapado y estaba realmente metida en problemas. ¿Qué debía hacer ahora?, ¿fi
Leer más
8
Abrí la ventana, y volteé a mis espaldas para asegurarme de que mis padres no hubieran bajado por las escaleras, no estaba de humor para recibir otro castigo. Keller analizó mi rostro y su semblante cambió de felicidad a la preocupación. -¿Qué pasó? Negué con la cabeza y mi respiración comenzó a entrecortarse, respiré profundo, no podía llorar otra vez, me negaba a hacerlo. -¿Qué haces aquí, Keller? –susurré, miré otra vez a mis espaldas porque escuché un sonido, pero fue el baño de la habitación de mis padres. Keller agarró mi brazo, lo miré con una pregunta en mis labios, pero entonces me di cuenta de que veía la marca roja en mi antebrazo donde mi papá me había agarrado, si así estaba mi brazo, no podía imaginar mi trasero.Leer más
9
-¿Qué? –expresé en un aliento. Dylan alzó una ceja y sonrió levemente. -Que si la película te aburre.Oh.Había escuchado mal. -No, es solo que… mi amiga –comencé a inventar- Camila, me dijo que debíamos terminar el trabajo de mañana, no me acordaba de eso. Tengo que irme…Maldición, era una terrible mentirosa. -Si quieres te acompaño… -dijo Dylan. -No –dije demasiado rápido-, yo no sé cuánto tomará terminarlo, pero quédate aquí, viendo… la película. Dylan me acompañó a la salida y yo me despedí de todos con un gesto de mi mano, por suerte cuando preguntaron por qué me iba, Dylan intervino repitiendo mi excusa, al menos así, no me tocaba repetirlo.Temía que se me s
Leer más