Ramé

RaméES

Rainy Kane  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
62Capítulos
5.0Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Sinopsis

RomanceDrama

Mi nombre es Candice Felmithon, y después del fatídico accidente que cambió mi vida, pasar el verano en la casa de la tía Jenny resultaba poco alentador, hasta lo conocí, con su arrogancia y altanería puso mi mundo de cabeza. Si tan solo hubiera sabido que dolería... Mi nombre es Damon, y después de haber encontrado a mi chica tirándose a mi mejor amigo, el verano resultaba un infierno hasta que llegó aquella muñequita rubia, su inocencia y su pasado fueron los causantes de que iniciara aquel juego, en donde al final mi gran secreto terminaría por romperle el corazón. ¿Crees en los cuentos de hadas? Porque esta historia sin duda, no es uno de ellos. •Eres la lluvia que desata todas las tormentas que existen en mi corazón. •Y tú, el torbellino que arrasa con mis sentimientos. Grita, no olvides gritar mi nombre.

Leer más
Ramé Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
62 chapters
Epígrafe
Sus labios chocan contra los míos al tiempo que una descarga eléctrica recorre todo mi cuerpo. Su lengua juega con la mía y sus manos se deslizan a un costado para aferrarse a mi cintura. Nuestras respiraciones chocan entre sí provocando que una cortina cálida de aliento se filtre entre nuestras bocas. Edwin se separa para que mi cuello sea ahora el protagonista, me besa con desenfrenada pasión, gruñe cuando  se enciende y sus caricias aumentan a cada segundo.—Eres tan dulce Candice... —susurra en mi oído.—Edwin... para...Pero no me presta atención. Sigue con su recorrido por mi piel, un reguero de besos me envuelven en un manto delicioso de placer. Tomo una enorme bocanada de aire al sentir como desabrocha con destreza mi blusa, los botones salen casi disparados al último momento.Su mano llena uno de mis senos y comienza a bajar la tela blanca de mi sost&eacu
Leer más
Capítulo 1
Las luces de color neón inundaban todo a mi alrededor, la música reventaba mis oídos de tan alto que tenía su volumen, mis amigas y yo no habíamos parado ni un solo minuto en bailar, desde que llegamos a la fiesta de graduación logramos acaparar todas las miradas, los chicos nos devoraban con ojos llenos de lujuria y las chicas nos lanzaban miradas llenas de envidia, era la noche perfecta para que nuestros sueños flotaran en el aire dejándose llevar, eso era lo que creía. Observo de reojo a Edwin, mi novio, no éramos muy populares; en un rango estudiantil del número uno al diez, nosotros nos posicionábamos en el número ocho, ¡y era genial!Rodeado de todos sus amigos se veía muy apuesto, y lo era, me sonrojo como una estúpida al ver cómo me agarra en curva y enseguida me guiña un ojo, Edwin hacía mi mundo mucho mejor de lo que ya era, tení
Leer más
Capítulo 2
Ha pasado una semana desde que la vida decidió regalarme el dolor más insoportable que pudiera sentir. La alarma de mi despertador no ha dejado de sonar y yo me quedo inmóvil, esperando a que su espantoso ruido inunde toda mi habitación, la chica que era antes se había muerto esa noche junto con él, esa era la realidad. Mi realidad.—¡Candice!Escucho que mi madre me grita pero decido ignorarla, sigo quieta, despierta pero con los ojos cerrados al tiempo que con mis dedos acaricio el anillo que Edwin me iba a dar, abrazo mis rodillas y me hago un ovillo, era nuestro anillo de compromiso, la ansiedad me domina y aquel maldito nudo en mi garganta crece pero abro los ojos y me levanto antes de romperme en llanto, apartando todo de mi mente, odiaba tener que llorar, hace tiempo que no lo hacía porque en mi vida había puras cosas buenas, ahora sin él, me doy cuenta de que todo se trató de un e
Leer más
Capítulo 3
No dejaba de asomarme por la ventanilla del avión, estaba a pocos minutos para llegar con Jenny, la mejor amiga de la infancia de mi madre, cuando era niña solía decirle tía porque se comportaba con amabilidad y me regalaba caramelos a escondidas de mis padres, así que siempre sería mi tía aunque solo fuera de palabra. Me quito los audífonos que estaban conectados a mi celular, y los guardo mientras escucho como una de las azafatas nos da las indicaciones, ya que estábamos por aterrizar. Este era un viaje que hacía por él, a Edwin le hubiera gustado la idea de que viajara a Arizona, observo el anillo en mi mano y sonrío, «esta va por ti, mi amor» suspiro decidida a dejarme llevar, me había prometido que este sería el mejor verano de mi vida, una oportunidad para sanar.Cuando aterrizamos, me dirijo al área de paquetería y después de unos
Leer más
Capítulo 4
Nunca en mi vida había visto a un chico desnudo, ni siquiera tuve la dicha de ver a Edwin sin ropa. Le muerdo la mano provocando que aquel individuo soltara un grito de dolor y me dejara en libertad, pego carrera y bajo las escaleras pero al llegar a los últimos escalones termino chocando con la tía Jenny.—¡Santo dios, Candice! —Abre los ojos como platos mientras me regala una pequeña carcajada—. Me he levantado como alma que lleva el diablo en cuanto te he escuchado gritar.—¡Tía, arriba hay un ladrón con un enorme...! —me muerdo la lengua al darme cuenta de lo absurdo que sonaría contar los detalles y enseguida me sonrojo.—¿Un ladrón? —la tía Jenny enarca ambas cejas y se dirige a uno de los muebles en donde se veía con claridad que le gustaba coleccionar figurillas de porcelana, saca algo y cuando se gira me sorprende saber que
Leer más
Capítulo 5
El chico que nos había interrumpido evitando que alguna otra catástrofe ocurriera, me daba un poco de miedo, su cuerpo estaba completamente lleno de tatuajes, incluso tenía algunos que le llegaban del cuello hasta una parte del rostro, debo admitir que a pesar de la tinta ocultando partes de su piel, era muy bien parecido. Las trillizas no dijeron nada más, solo guardaron silencio y comenzaron a ponerse nerviosas.—Será mejor que se vayan —les dice aquel chico con voz ronca, apretando los puños y mirándolas como si ellas fueran un asqueroso bicho que debía aplastar.—¿Quién se va a marchar? —Arturo llega acompañado de otros dos chicos que tenían pinta de ser unos niños mimados y ricos, en cuanto vieron al chico de los tatuajes se pusieron nerviosos—. No voy a permitir que le hables así a mi chica.—¿Ella es tú chica?
Leer más
Capítulo 6
Cuando despierto me encuentro en una habitación que no reconozco, al principio mi visión es borrosa pero con el paso de los segundos se va aclarando y todo comienza a tomar forma, mi mente intenta unir las piezas sueltas del rompecabezas de lo sucedido, pero solo recuerdo la sonrisa de Edwin y la sensación del agua entrando a mis pulmones.—Por fin despiertas.Una voz que me parece melódica hace que gire, Damon está sentado en una silla mecedora observando cada uno de mis movimientos.—¿Qué ha pasado? —pregunto mientras respiro profundamente.—Lo que ha pasado es que nos has metido un susto de mierda —se pone de pie y se acerca a mí, lo observo mejor; sin camisa, con el pelo húmedo y las pupilas dilatadas, los nudillos de la mano rojos y una mejilla ligeramente moreteada—. Si no sabes nadar no es bueno que te metas a una piscina en medio de una pelea.Leer más
Capítulo 7
Después de que me hicieran miles de preguntas y de negar que lo que había en la sudadera no me pertenecía, me metieron a una especie de celda fría para que esperara a que alguien acudiera a mi ayuda. Estaba muy confundida con lo ocurrido, escuché de los policías que había explotado el tanque de gas de uno de los puestos que estaban en aquel festival, murieron tres personas incluyendo un niño y estaba en investigación la zona completa. No dejo de juguetear con el anillo de compromiso que nunca me quito y mentalmente hablo con Edwin. Cuando de pronto llegan dos oficiales acompañando a Damon y al entrar le quitan las esposas.—Lo siento mucho Candice —se disculpa con voz ronca mientras se sienta a mi lado.—Tal vez deberías explicarme qué es lo que pasó —lo miro fijamente a los ojos y veo la culpa en ellos.—Es complicado —se pasa una mano
Leer más
Capítulo 8
  Damon estaba tan tranquilo que me costó trabajo asimilar lo que me dijo, de hecho parecía como si el tiempo hubiera tomado un descanso colocándonos en las profundidades de un sueño eterno. En ese momento no supe cómo actuar, solo terminé por abrazarlo fuertemente mientras sentía que las palabras llenas de sentimientos se acumulaban en mi garganta pidiendo a gritos salir, y comencé a llorar. Damon me abrazó y poco a poco sentí el calor de su cuerpo recorrer el mío, apenas lo conocía pero no quería que muriera, no quería que se fuera con Edwin. —Candice —me dice con voz ronca—. No llores, no tienes por qué hacerlo, todo estará bien..., quiero decir..., todos moriremos algún día, solo que yo me adelantaré primero. —¡¿Cómo puedes decirlo así?! —Me aparto de él y lo miro fijamente a los ojos—. Como si fuera tan fácil. <
Leer más
Capítulo 9
} Mi corazón da un brinco al escuchar eso, pero en esos instantes nos interrumpe su madre, quien entra con preocupación en los ojos. —Chicos, hay cambio de planes —la señora Melany se veía muy afligida—. Me temo que tendremos que ir a dar el pésame a la familia Robinson, el mejor amigo de tu padre ha fallecido. —Siento escuchar eso mamá, pero creo que lo mejor es que me quede en casa ya que Candice... —¡No digas estupideces Damon! La voz de un hombre que se encontraba en la puerta retumba por toda aquella habitación, cruza una mirada con la madre de Damon siguiendo con él y terminando en mí su recorrido visual. Se acerca con una actitud prepotente que me molesta y saca lo peor de mí para después mirarme de pies a cabeza.Leer más