A merced de las notas: Disonancia

A merced de las notas: DisonanciaES

OmarAcede  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
53Capítulos
348leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Tras un evento traumático, Elian busca escapar de los errores de su padre a Green Valley, procurando recuperar su vida normal mientras piensa en el futuro de su música y encontrarle sentido a la amistad y el amor

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
53 chapters
Prólogo
Elian estaba picando algunas cosas para preparar su almuerzo, como siempre, deseaba que mamá Elisa trajera algo que hubiera comprado en el camino. En ese momento música a todo volumen rebotaba en las paredes de aquel apartamento, donde las palabras 'estrecho' y 'desordenado' la describen perfectamente. Eran las tres de la tarde y alguien tocaba a la puerta, pero la música no dejaba escuchar aquellos golpes atronadores, que de un momento a otro se fueron convirtiendo en patadas y manotazos. El suelo tembló brevemente y Elian al voltear vio la puerta en el suelo. Habían dos sujetos entrando en el pequeño departamento. Aquellos hombres intrusos, de pantalones de mezclilla  azul y chaquetas de cuero; uno tenía una calva prominente y una cicatriz en la mejilla, el otro, bajo en estatura, tenía densa melena y abundante barba.

Leer más

Bienvenido
Sueño con esos dos hombres irrumpiendo en mi casa, el disparo, la desesperación. Finalmente me despierto con el calor y la agitación en el autobús. Termino jadeando y sudoroso aferrándome a mis pertenencias y a los recuerdos de una vida normal. Buscando despejar mi cabeza, reparo en el entorno mirando por la ventanilla de mi asiento. Afuera hay grandes extensiones llanas con muchas vallas salpicadas de animales de corral. Las vacas se veían tan despreocupadas echadas en el pasto a la sombra de los árboles que por un momento intenté recordar la tranquilidad con la que he vivido siempre. No lo logré. Me relaja el sonido ronco del motor, tan constante y profundo. Llego al destino. Green Valley es tal y como lo recuerdo. Una ciudad muy verde y mucha tranquilidad y rodeado de montañas. Tía Eliana esperaba en su pórtico, sentada en su silla colgante con una revista en manos. Al parecer se percató de que había un taxi frente su casa cuando es
Leer más
Resaca
Después de que se fuera esa chica a la que empecé a llamar en mi mente "Eva" debido al desconocimiento de su nombre, me apresuré en salir de la casa del anfitrión con la esperanza de encontrar a Frey. El conflicto era entre dos chicas que en algún momento dado, comenzaron a jalarse los cabellos como dos fieras y fueron separadas por sus amigos.  Después de unas horas, ya estaba asomándose algún rastro del amanecer y la música se había apaciguado. En lo que quedaba de noche no pude encontrar a "Eva" ni a Frey, hasta que este último lo hallé tirado en un sillón. En una situación normal le hubiera echado agua para que despertara, pero tuve que recurrir a prenderle fuego cerca de las manos. De inmediato despertó molesto, cosa que me causó gracia.  Lo convencí para que se vistiera para poder ir a casa, y entonces, aproveche por c
Leer más
Los siete puntos del mapa
Pasando, en parte, por hacer compañía a un Frey castigado, por las pocas cosas que podía hacer, se dio un tiempo de música acústica en la terraza.Esa plaza de la casa estaba delicadamente adornada con sillas colgantes que eran muy cómodasMientras recitaba una canción que estaba empezando a componer y anotaba en mi librito un título que rezaba: 26 - La chica de la fiesta, Frey navegaba en el teléfono en búsqueda de algo interesante, pero a medida que pasaba el tiempo, se quedaba más hipnotizado con las imágenes de Instagram.Otra vez Elian tenía ese breve presentimiento de que alguien lo estaba viendo desde la ventana en la segunda planta de la casa del vecino. Apenas pudo vol
Leer más
La chica de la ventana
-Oye, ¿no es un poco exagerado que la llames espía?, digo, solo te miraba por la ventana. -Le decía así porque me espiaba, a demás, no sabia que era Valentina. Elian se hallaba en la sala lanzando una pelota de goma contra la pared, mientras que Frey se concentraba en rebanar cebollín desde la cocina. En el pequeño televisor que estaba en la barra de la cocina figuraba las noticias con leve sonido y se narraba el reciente avistamiento de ciertos felinos en la zona boscosa del pueblo. una mujer rubia con cara severa explicaba que los miembros del modulo de guardabosques estaban estableciendo un perímetro seguro mientras capturaban y reubicaban a los animales. -Sabes, cuando la conocí en la fiesta era distinta, se le veía en los ojo
Leer más
Gran actuación de los pumas
El estadio era todo lo que me imaginaba. Un pequeño campo con gradas de no más de diez escalones y al menos cien personas sentadas esperando el inicio del juego. Ya entendía por qué la entrada era algo general.Algo que realmente me llamó la atención era que muchas personas llevaban puesta la mercancía del equipo local, los pumas blancos, que era un bonito conjunto de color beige. Algo entendible.Buscando entre la multitud, encontró al objetivo en una zona detrás de la almohadilla de home. Desde ahí se podía escuchar a los equipos charlar un poco antes del inicio del partido.Comprando un par de algodones de azúcar, me dirigí a donde se hallaba el viejo Efrén. Al lado, una chica con un au
Leer más
¡Ayuda!
Yo me hallaba aún en la casita colonial en la zona abandonada del pueblo, dos hambrientos pumas estaban esperando detrás de la puerta. Como si fuera poco, la noche se alzaba y una extraña voz en la penumbra de aquel lugar olvidado hizo acto de presencia después de que se calmaron las aguas. -Tu, ignorante, como te atreves a irrumpir en mi casa. El muchacho no sabía qué hacer. - ¿Quién anda ahí?, ¿¡quién es!? -Oh, no importa quien soy, porque hasta yo lo olvidé. -Pero que... Los receptores olfativos de Elian comenzaban a distinguir el olor del encierro, el sudor y posiblemente de putrefacción. Algo fétido emanado de algún cuerp
Leer más
La noticia del día
Comiendo unas gustosas hamburguesas, estaba el señor Efrén acompañado de Valentina en el pequeño restaurante del tío Ernesto. Ya era de noche y los platos estaban vacíos. El lugar estaba a la mitad de su capacidad y entre el bullicio de la gente se podía distinguir el sonido del televisor. "...Un joven fue rescatado hoy después de ser perseguido y acorralado en la zona norte cerca del bosque. Según Elian Nochett, de diecisiete años, un grupo de pumas, también conocidos como leones de montaña, interceptaron al muchacho mientras caminaba al encuentro con su tía en el Cine La Galería. Tras resguardarse en una casa abandonada esperando la llegada de la brigada de guarda bosques, se procedió a llevar a Elian al módulo y se recibieron ordenes estrictas de aumentar la seguridad y programar un toque de queda para las zonas adyacentes. Según las palabras del alcalde Omar Tacoronte, se apura
Leer más
Melani Estrella
La noche se hizo eterna y no pude conciliar ni por un momento el sueño. Estaban tantas cosas en mi mente del día, que en la noche me atormentaban con ideas vagas y redundantes. Valentina, la vieja y los pumas. me rompieron el corazón, habló con una moribunda en su lecho de muerte y por poco fui carnada de animal, ninguna de esas cosas me habían sucedido en toda la vida en la ciudad, así que consideré que había sido excesivamente demasiado. Sin embargo, lo que más me atormentaba era lo que quería decir la vieja con sus extrañas palabras. Aunque apenas la mitad de lo que dijo pudo haber tenido algo de sentido, la verdad es que una cosa me llamó mucho la atención, era el hecho de que cuando alguien está sufriendo, tiende a alejar al mundo. ¿Será esa la razón por la cual se quiso ir por el camino mas peligroso hasta llegar al cine?, y, ¿s
Leer más
La espinita tiene nombre y apellido
Habían pasado un par de días y el malestar del incidente no había cesado, por más que tía Eliana me haya intentado animar con salidas caprichosas y dulces de pastelería. El misterio de Melani Estrella me mantuvo pensando tanto que pude haber sacado dos canciones más a parte de la primera, gracias a la conversación escrita que me había facilitado aquel sujeto llamado Roger, que venía de los estudios forenses los cuales sirvieron para refrescar la memoria que difícil era de acceder debido al miedo y a los nervios que había sufrido en ese momento. Era inevitable no pensar en eso, pero después del primer día, me propuse a dejar a un lado los pensamientos, que parecían ser filosóficos extremistas, para que abandonasen mi mente. Así que se me ocurrió una buena manera de aliviar la carga mental que tenía. Ir a un lugar muy especial que fue l
Leer más