Nuestra primera vez

Nuestra primera vezES

Flor M. Urdaneta  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
29Capítulos
7.5Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Alex y Kim han sido amigos desde niños. Ella es extrovertida, le encanta salir de fiesta y no sabe lo que la palabra orden significa. Él es callado, ordenado en extremo y un genio de la computación que prefiere quedarse en casa diseñando programas en lugar de salir. Pero cuando Alex hace una confesión, y las reglas de su relación cambian, descubren que el amor puede ser dulce y apasionado, pero también doloroso y devastador. Corazones rotos, una amistad que termina y una decisión que marca la diferencia en su futuro. ¿Qué pasará entre Alex y Kim? ¿Podrán reparar lo que un día se rompió o ya es demasiado tarde para ellos?

Leer más
Nuestra primera vez Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
29 chapters
Parte I El precio de la amistad
Capítulo 1AlexLiving in America sonaba tan fuerte que logró despertarme. Escuchar a James Brown a las siete de la mañana solo significaba una cosa: ella tuvo una mala noche. Negué con la cabeza mientras me levantaba de la cama –un lugar que no tenía planeado abandonar al menos hasta las diez de la mañana, ya que estuve jugando hasta las cinco en mi Xbox–. Corrí al baño, me lavé los dientes lo más rápido que pude, busqué una camiseta y unos pantalones deportivos en el buró y me vestí.Sin preocuparme por calzarme los pies, salí por la ventana, hacia las escaleras de emergencia, y subí los escalones a largas zancadas, sintiendo el hierro helado en las plantas de mis pies. Pero no me importaba, tenía que ir con ella. Sabía que cuando Kim escuchaba soul a todo volumen algo iba muy mal.¿Qué hizo
Leer más
Capítulo 2
KimSalí con mi novio al cine la noche del domingo. Max era el mariscal de campo del equipo de fútbol de la escuela, tenía hermosos ojos celestes, cabello cenizo y un cuerpo musculoso y atlético. Todas en la escuela babeaban por él, pero era mío. Veríamos alguna película de terror o cualquiera disponible en la cartelera. Al final, no importaba. Siempre terminábamos besándonos, olvidando por completo lo que estaba pasando en la pantalla. Y no me quejaba, me gustaba que me besara, contaba con Alex para ir al cine y ver realmente las películas. Pero Max no solo quería besarme esa noche, tenía otros planes; trató de tocarme en mi lugar más íntimo. Mi corazón se aceleró con fuerza. Estaba aterrada. Sabía lo que la mayoría de los chicos de su edad hacían con sus novias, lo que esperaba que yo hiciera, pero no estaba lista. Cuando sus ded
Leer más
Capítulo 3
 AlexCuando Kim llegó a la clase de fotografía, el color rojo de su labial se había diluido.Estuvo con él. Se besaba con Max mientras yo intentaba encontrarla después que huyó de mí. Mi corazón dolió al comprender cuál era mi posición en su vida. Nunca sería nada más que su amigo… y hasta ese lugar estaba perdiendo. ¿Qué podía hacer para ganarme de nuevo su confianza? No estaba seguro, pero buscaría la forma de arreglarlo.Los lunes, Kim se quedaba mirando los entrenamientos de Max y yo caminaba solo a casa. Tenía el resto de la tarde para pensar en un plan que le devolviera la confianza en mí. Tenía que demostrarle que podíamos hablar de cualquier cosa, como hacíamos siempre. Aunque eso incluyera escucharla hablar del imbécil mariscal. Y si había regresado c
Leer más
Capítulo 4
 Kim—No —dijo por tercera vez.—Pero, Alex…—No hablaré de sexo contigo, Kim. —Crucé mis brazos y extendí mi labio inferior en un puchero infantil. Él tenía que ayudarme. Era mi mejor amigo y el único chico al que me atrevería a preguntarle cualquier cosa.—Entonces solo asiente o niega. Yo leo. Tú mueves la cabeza.—¿Para qué quieres saberlo? ¿Max te está presionando de nuevo? —indagó con recelo. Odiaba que pensara así de mi novio, pero no lo podía culpar. Solo intentaba cuidarme.—No. Te dije que ha sido dulce conmigo, pero quiero saber. El baile de graduación será en unos meses y necesito estar lista.—Eso es tan cliché, Kim. —Resopló, dejándose caer de espaldas en mi cama y cubriendo su rostro con sus brazos
Leer más
Capítulo 5
 Alex—Necesito una cita para el sábado —anuncié al sentarme al lado de Brady.Él se echó a reír justo en mi cara.—Hablo en serio, imbécil. Necesito a una chica para este fin de semana, la llevaré a la fiesta de Max.—Ahora sí que estás alucinando. No entrarías a esa casa ni disfrazado.—Entraré. Kim se hará cargo de eso.—Sabes que el sujeto te odia, ¿cierto? ¿Ella lo sabe? —Me miró con los ojos muy abiertos. La preocupación brillaba en ellos.—Sí, lo sabe, pero quiere que esté ahí y eso haré. Tengo un plan. —Le di una mordida a mi sándwich, dejando a Brady con la duda. No le diría nada más. No era su asunto.—¿Plan?—Un plan —repetí.—¿Piensas
Leer más
Capítulo 6
 KimRompí el beso cuando se estaba convirtiendo en demasiado. No me gustaba que la gente tuviera sus ojos en mí mientras era besada, mucho menos Alex. ¿Por qué me importaba? No lo sabía a ciencia cierta, pero lo hacía.Los dedos ásperos de Max se unieron a los míos y me llevó casi a las andadas hacia el interior, cruzando el recibidor, el corredor y la sala de estar hasta llegar al salón de entretenimientos, al fondo de la casa, bajando las escaleras. Miré hacia atrás y noté que Alex y Maya nos seguían. Fue un alivio. Max estaba tan ansioso por llevarme a la fiesta que no me dio oportunidad de decirles que me siguieran.—Baila conmigo, bebé. Te ves jodidamente sexy y quiero mucho de ti sobre mí —pronunció con voz ronca, cerca de mi oído. Los vellos de mi nuca se encendieron por la proximidad de su aliento y de su
Leer más
Capítulo 7
 AlexMis manos sujetaban con fuerza el volante mientras conducía hacia la casa de Maya. Ver a Kim llorando por culpa de ese idiota me enfureció. Me provocaba regresar y partirle la cara con un puñetazo. No sabía qué había pasado entre ellos, pero Kim parecía asustada. Sentí sus manos temblar detrás de mí cuando intentaba protegerla, interponiéndome como un escudo entre Max y ella. Estaba determinado a enfrentarlo de ser necesario, no dejaría que se acercara a Kim ni a medio metro.Minutos antes de chocar contra ella, tuve una conversación interesante con Maya que me hizo entender lo cobarde y tonto que había sido. Me animó para que le hablara a Kim de lo que sentía por ella, que dejara de temer y que me arriesgara. Al principio, lo negué todo, aseguré que no tenía nada que decirle a Kim, pero Maya enumeró cinco eviden
Leer más
Capítulo 8
 KimTemblando, subí las escaleras de incendios y entré a mi habitación por la ventana. Caminé hasta la cama y me senté en el colchón, totalmente conmocionada. No podía creer lo que acababa de pasar. Toqué mis labios hinchados con la punta de mis dedos, sintiendo aún los labios cálidos y dulces de Alex sobre los míos.¡Nos besamos! ¡Alex y yo nos besamos!¡Oh mi Dios! No sabía lo que pasaría entre nosotros a partir de entonces, pero era muy consciente de que ese beso significó algo, significó mucho. Lo sentí muy dentro de mí, en mi corazón. Y no lo entendía. Alex era mi mejor amigo en el mundo, el único en quién confiaba, a quién podía decirle cualquier cosa. ¿Cómo lo miraría a los ojos ahora sin recordar cada una de sus dulces
Leer más
Capítulo 9
AlexSentí mi corazón partirse en pedazos cuando Kim dijo: «Yo también». Me había engañado a mí mismo pensando que ese beso significó algo para ella, pero no fue así.Debí saberlo. Kim nunca me vería como más que su amigo. Y ahora ni su amistad podía tener. Arruiné todo cuando confesé mis sentimientos y no sabía si había forma de repararlo.Fui tan estúpido.—Debemos volver adentro —dijo Kim sin mirarme y se fue.Me tomó un momento seguirla. Mi corazón dolía como si tuviera una flecha clavada en mi pecho y mis piernas se sentían entumecidas. Lo menos que deseaba era volver ahí dentro y sentarme a su lado, conteniendo las ganas de probar sus labios de nuevo, esos que me trasladaron al cielo mientras el beso duró, que fue muy poco, porque ella lo rompi
Leer más
Capítulo 10
Kim¡Dios! Eso fue tan humillante. No podía creer que Max casi admitiera delante de Alex y Brady lo que había pasado esa noche en su habitación. Decirlo lo habría dejado en un peor lugar a él que a mí, pero no quería que nadie lo supiera nunca. Y si antes creía que era un imbécil, después de ver que empujaba y amenazaba a Alex, no tenía ninguna duda.—Kim… —dijo Alex detrás de mí en voz baja.Cerré los ojos y negué con la cabeza. No podía hablar con él. No delante de tantos testigos.Me senté en el pupitre frente a mí y enfoqué la mirada en la mesa color marfil que tenía delante. La fórmica estaba rayada con marcador indeleble en distintos puntos de la mesa; nombres, fechas y frases estúpidas escritas por estudiantes sin capacidad de conse
Leer más