Deseo implacable

Deseo implacable ES

Liss. GZ  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
24Capítulos
1.7Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Mimi Carena era una agente especializada en una de las federaciones de seguridad más grandes del mundo entero, entregada a su trabajo, pero sobre todo a su vida con Damián Jenkha. Ambos agentes de la misma organización se verán envueltos en una batalla con solo un ganador. Y aquella batalla, podría marcar por completo la vida de ella... de Danissa Jenkha. La lucha por la libertad, por la cura y la justicia se vuelve personal cuando la pequeña Dani se ve amenazada sin siquiera haber nacido antes. Se pierde o se gana, pero cuando la derrota es inevitable, una ola de miedos, rencor y venganzas, convierte en cenizas lo que una vez se había querido tener. Trece años más tarde, Danissa Jenkha se vuelve la protagonista de la historia, atrayendo pasados que no se olvidan, tempestades que la hunden en una batalla contra la verdad y la justicia, contra el amor y la pasión que surge al conocerlo a él... Nathan Fabré tiene un pasado traumático, cuatro años atrás, luchó contra todo pronóstico y fue derrotado llevándolo a la perdición de si mismo, a retirarse de a lo que siempre le fue fiel. Ambos chocan, no se soportan, pero los dos tienen muchas cosas en común, él y ella perdieron a personas que amaron, fueron nacidos para ser un arma en potencia, ambos lo tienen todo y al mismo tiempo nada, pero juntos serán más que eso, se envolverán en un deseo sin frenos, lleno de lascivia, lujuria y libinidad, de luchas, guerras y curas... Y solo un DESEO IMPLACABLE podría unirlos para librar cualquier batalla...

Leer más
Deseo implacable Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
24 chapters
01. El inicio de un pasado doloroso
                                                       MARZO 1991.                                             T R A B Z O N  T U R Q U Í AM I M I C A R E N A—Ríndete, o prometo que no seré piadosa contigo— Mi CZ-75 apuntaba al craneo de ese infeliz. Aquella era mi última misión durante los próximos dos años, debía cuidarme lo suficiente si quería que mi bebé naciera sano y sin inconvenientes. Le quité el seguro al ver que aquel hombre no iba a ceder. &
Leer más
02. El inicio de un pasado doloroso (p2)
M I M I C A R E N A.—¿Por qué no ha llorado? ¿Qué está pasando?— Exigí saber, pero solo recibía miradas lastimeras.—El desfibrilador, ese bebé tiene que estar vivo— Ordenó la mujer y en cuanto escuché aquello, no paré de llorar, por más que me pedían que me tranquilizará, no podía hacerlo. Mi hija había muerto, mi hija....Iba a sentir que todo acababa para mí, pero entonces, fue el llanto desgarrador de una pequeña la que me devolvió lo que creí perdido. Ann, mi Obstetra me sonrió compasiva.—¿Puedo verla?—Clar&
Leer más
03. Por ella todo... hasta la muerte
M I M I C A R E N A.A la mañana del siete de septiembre, los rayos del sol recayeron sobre mí rostro, tape el mismo con el cobertor y me quejé un poco.Damián yacía parado frente al gran ventanal de nuestra habitación, en sus manos llevaba una taza de café y estaba sin camisa. Su cuerpo tenía años de entrenamiento duro y conciso, en la F.E.R.E.L.F, los agentes de combate y estrategias prácticas se les obligaba a enfrentar situaciones de supervivencia extrema. Él era el mejor de todos, siempre por arriba de la fila, demostrando que era digno de tener todas esas medallas, las que dejaban en claro cual era su rango.—Tres más y llegarás a la cima— Comenté destapándome por completó. —Ella necesitará de todo el poder,
Leer más
04. Derrotas (p1)
ORILLAS DEL MAR ROJO,JEDDAH, ARABIA SAUDITA.El hercules aterrizó en el aeródromo de la base militar. Me había comunicado con una amiga saudí de él ejército de este país y le pedí ayuda para localizar la dirección. Si bien, cuando leí los documentos, fue tanta mi ira, que la posible dirección me pasó desapercibida, así que acudí a ella y con gusto me apoyó.—Te recuerdo que esto es muy confidencial— Dije, una vez que la mujer me recibió. —Nadie, absolutamente nadie de mi organización puede saber que he venido y si los tuyos preguntan algo al respecto, dirás que solo ha sido una visita fugaz.—Lo comprendo— Respondió, aunque hablaba fluido el inglés, su acento saud&iacut
Leer más
05. Derrotas (p2)
—¡No trataré contigo, maldito monstruo!— ME remoloneé, esta vez dejé que las lágrimas cayeran mientras era testigo de como todos mis compañeros morían uno por uno y no se de donde fue que saqué las fuerzas, pero me libre de los hombres que parecían ser de acero. Comencé a golpear sin parar, desgarrándome el corazón y deseando esta vez poder vivir para estar cerca de mi hija y dar cuentas a lo sucedido, para estar con Katherine, mi mejor amiga y hacerle ver que todavía había una vida por delante, para explicarle que su marido había dado todo de sí en esa misión y murió con honor. A mi lado, Damián también intentaba librarse de ellos, el que no lograra hacerlo me hizo sentir impotencia, me acerqué con la intención de ayudarle, pero ahora era sostenida por mi mayor temor, mi victimario, el verdugo que hace catorce años me hizo la vida imposible. La fuerza que implementó me sacó el aliento, su arma se colocó en mi frente, pero después
Leer más
06. Un final inicial.
                                           CINCO MESES DESPUÉSEl féretro de ella bajaba con lentitud una tarde encapotada de nubes tormentosas, personas vestidas de negras acompañaban a nuestra familia ante el gran dolor que estábamos pasando, aun después de cinco meses. La muerte de los seres que queremos jamás pasara en vano, dolerá como duele una bala o una daga en el corazón. Después de haber caído inconsciente, desperté dos semanas más tarde en un campamento indígena que me curó y ayudó mientras me recuperaba, en ese lapso de tiempo seguía siendo localizado por la F.E.R.E.LF quien primero había dado con el lugar de los hechos, después me encontraron a mí, recupe
Leer más
07. El lado bueno y malo de la moneda (p1)
La central de la organización abarcaba una gran cantidad de terreno a las afueras de la capital, la estructura estaba asegurada con acero y había muchos centinelas resguardando el área, para que nosotros, los agentes especiales pudiésemos trabajar en nuestros asuntos. Por lo general, la FERELF se hacía cargo de los trabajos más clasificados del FBI (Buró general de investigaciones), papá había dicho que un día heredaría todo ese legado, puesto a que soy nieta del fundador e hija del, ahora, mayor mandatario de la organización. Yo realmente soñaba con llegar hasta donde estaba él, pero me faltaba mucho para hacerlo y no descansaría hasta lograr estar ahí. La misión de rescate que se planeó instantáneamente, estaba siendo ejecutada por el equipo que ordené, mientras yo me hacía cargo de otros asuntos dentro de la base. Ya era el día siguiente y por alguna razón, mi padre me denegó el permiso para ser parte de esa misión y quería sab
Leer más
08. El lado bueno y malo de la moneda
Estacioné mi Chevrolet Camaro, uno de mis tantos autos, justo frente al impetuoso y más exclusivo club nocturno.Red Night me recibía como comúnmente lo hacía desde que me vine a Manhattan, luces estrambóticas me lastiman la retina por un instante, el piso de abajo suele ser donde no importa a qué clase social perteneces, estando ahí, lo único que importa es que una sexi y bonita chica te frote el culo en la entrepierna y baile como si fuera una stripper, solo para complacerte o donde bebes hasta quedarte sin sentido común, sin la fuerza para despegarte de la botella o de la misma pista, solo con esa sed de querer olvidarte de todo, de amanecerte y ni siquiera recordar que mierda hiciste la noche anterior.Pasé entre toda esa gente, en ese momento me importaba un carajo quien me tocaba a roc
Leer más
09. Ojo por ojo, diente por diente
—Eres una agente de la F.E.R.E.L.F— Solté en cuanto capté todos los rasgos de ese tipo de agentes.La F.E.R.E.L.F es una de las ramas judiciales más grandes y de igual manera, mucho más secreta, los únicos que conocían acerca de la entidad, eran las otras ramas judiciales, los presidentes de los países en el que se establecen algunas centrales y el ejército nacional, quizás un par de familias con nexos políticos, pero nada más. Se suponía que yo estaba en un exilio gracias a mi padre, no quería saber nada de esa organización, no quería que las armas, las misiones, la acción me volviera a traer recuerdos no deseados.Volver significaría la desgracia para mí, pero también el regreso de una venganza inconclusa.

Leer más

10. Diosa
Comenzaba a pensar que esto era una mala idea. Según Siara, la misión para la que, prácticamente me obligaron a ser parte, requería de asistir a esa tal mascarada, en parte no me tenía sin cuidado ir, llevaría antifaz y dudaba que alguien me reconociera, después, nos encargaríamos de ponernos al tanto de la misión. Supuestamente solo sabían unos cuantos agentes, así que ella sería la que me daría la señal para acercarme y ponerme al tanto. Gruñí, aún no llegábamos al aeródromo y no soportaba el dolor punzante de mi cabeza. Ese chip me tenía con ganas de castrarme las pelotas, quizás el dolor sería menos insoportable si lo hacía. —¿Por qué no desactivas el micro?— Cuestioné bruscamente. —Ya estoy aquí, ya acepté, ¿No es suficiente para quitarme esa m****a? Ella me reparó por un segundo y luego volvió su vista a la carretera. —No— Dijo con seriedad. —¿Por qué no? —Porque de otra manera huirías y no estoy para andar persiguiendo a nadie—
Leer más