Propuesta Perversa — Serie Propuesta Libro II

Propuesta Perversa — Serie Propuesta Libro IIES

Isabella Rossi  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
41Capítulos
10.4Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

PROPUESTA PERVERSA — LIBRO 2 Luego de un desenlace totalmente inesperado, un misterioso hombre aparece en la vida de Camile. Tal vez, ¿para cobrar venganza? Por lo que cree ocurrió en el pasado, sin tener idea que existía un lazo que lo unía de por vida a la mujer a quien pensaba lastimar. Un plan macabro y una propuesta perversa, son las líneas del plan que "Mr. R." ha ideado durante los últimos cuatro años en los que solo ha deseado cobrarse cada una de las humillaciones y traiciones de las que fue víctima. Sin embargo, que saliera a luz toda la verdad, lo dejará completamente en jaque y al borde de perder para siempre lo más importante de su vida.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
41 chapters
CAPITULO 1
4 años antes… HENRYComencé a recoger mis cosas despacio de la oficina que hasta hoy ocupaba porque había presentado mi renuncia, tragando con fuerza para que la impotencia que sentía no me jugara una mala pasada.Había pasado una semana de nuestro último encuentro y de solo volver a recordarlo, el alma se me retorcía.Aún me costaba creer que hubiera fingido tanto tiempo, que su entrega hubiera sido camuflada y que llegara al punto de engañarme de esa manera.O era una excelente actriz, o el amor me había vendado tanto los ojos y el corazón, que no me di cuenta como me estaba viendo la cara.Y todo eso lo pensaba porque precisamente hace apenas un día, ella le había dado el sí que me había prometido a mí, a ese idiota que tanto daño le había causado en el pasado y qu
Leer más
CAPITULO 2
—No… eso no puede ser —susurré devastado, volteando y tomando asiento en el catre de la celda para no desplomarme por la impresión de aquellas palabras.Pero; ¿por qué me sorprendía?Era de esperarse que si se había casado, hubiera hecho ese viaje. Sin embargo, no lo quería asimilar ni admitir. En mi pecho simplemente no cabía la idea de que ella en verdad me hubiera apartado de su vida, de que hubiera olvidado todo lo que vivimos y sentimos así como si nada.Me tomé de la cabeza, bajándola y viendo el piso oscuro de aquella minúscula celda.—«Dios mío, ¿Por qué me haces esto? ¿Por qué la pusiste en mi camino y dejaste que soñara tan alto?» —pregunté a la nada, intentando encontrarle sentido a tanta maldad.Zac me veía con tristeza e impotencia, porqu
Leer más
CAPITULO 3
HENRYZac no había regresado en el día, ni al día siguiente y comenzaba a creer que tal vez no lo había hecho porque a mi madre no le habia caído bien las buenas nuevas. Me habían informado que tendría un juicio y que el estado me proveería un abogado de oficio para que llevara mi caso.  Melancólico, había permanecido esos dos días en ese catre que hacía de lecho para mi cuerpo adolorido por la falta de costumbre, pero sin poder siquiera dormir. Sentía que era inútil y demasiado tortuoso cerrar los ojos porque solo lograba que las pesadillas y algunos recuerdos me atormentaran sin tregua y sin compasión. Al tercer día, por fin apareció mi amigo y acompañado de mi madre, angustiosa con el rostro demacrado. Entre sollozos ahogados, se acercó hasta los barrotes mientras yo hacia lo mismo. No p
Leer más
CAPITULO 4
CRISTOPHER—¿Qué le has dicho, Daniel? —pregunté andando a su lado, ni bien salimos del departamento de policía. Su esposa ya había subido al coche que los esperaba y él iba despacio y pensativo.—Nada que te incumba, Cristopher —respondió como de costumbre—. Confórmate con que serás el que maneje la compañía de ahora en más y podrás sacar a tu familia de la ruina, si haces las cosas bien.—¿Se creyó la mentira de que Camile lo acusó? —indagué con cautela. Era de suma importancia que ese donnadie jamás supiera la verdad. Mucho menos que todo fue una trampa en la que cayeron redonditos los dos, en el afán de proteger el uno al otro.—Creo que sí, pero si quedan falencias y alguna vez decide investigar o contratar un abogado que valga la pena, no tendr&aac
Leer más
CAPITULO 5
Nadie había hecho caso a mis gritos de pedido de auxilio cuando noté que Sergei sangraba.—¡Sergei! ¡Sergei! Aguanta un poco, amigo —le había pedido mientras sentía un leve pulso en su muñeca.Con las luces apagadas, nada podía hacer por él.Luego de una hora aproximadamente, vinieron a ver a que se debían mis gritos. Para ese entonces, la poca esperanza que tenía que Sergei sobreviviera, se habían ido a la mierda.No podía dejar de llorar, no podía dejar de sentirme culpable porque si de algo me estaba dando cuenta, era que el encargo iba apuntado hacia mí.Mi número, el lugar donde dormía, era evidente que alguien quería hacerme desaparecer.Ese día comprendí que si seguía encerrado, la próxima vez no fallarían.La mañana transcurrió lenta y tortuosa.
Leer más
CAPITULO 6
La noche había sido dolorosamente larga. Me costó acostumbrarme a la cama y a las sabanas de seda después de tanto tiempo, sin contar que el único lugar donde había dormido en lugares similares, fue… con ella. Luego de dar vueltas y vueltas en la cama, me había puesto de pie y caminé hasta el enorme ventanal con vista al jardín para abrirlo y dejar que ingresara ese aire helado que habitaba afuera. Necesitaba dejar de sentir, dejar de pensar y por sobre todo, dejar atrás todo instinto de compasión que pudiera seguir viviendo en mis adentros. Cerré mis ojos y aspiré el aire helado de afuera. A pesar de estar con un simple pantalón de chándal y desprovisto de ropa en la parte superior de mi cuerpo, no sentía nada. No sentía frio, no sentía calor y de esa misma manera necesitaba que mi alma estuviera. 
Leer más
CAPITULO 7
—¿Por dónde empezamos? —pregunté ansioso.—Comenzaremos desde el principio, Henry. Si quieres hacer las cosas bien, debes tener paciencia. ¿Crees que podrás esperar? —presioné mis puños sin responder y sus ojos se fijaron en esa acción—. Escúchame bien, hijo. Si quieres vengarte, debes volverte frio y calculador. Debes aprender a controlar tus impulsos, a no ceder ante provocaciones. Tienes que ser duro y olvidar todo tipo de sentimentalismos. Sé que eres economista y también que eres demasiado bueno, por lo que iniciaremos adentrándote en el negocio de la familia, aprendiendo a manejar todos mis asuntos y para ello, nos iremos a Italia un tiempo —dijo tajante y mis ojos se abrieron de par en par.—¡¿A Italia?! —pregunté perplejo y afirmó—. ¡Pero desde allí no podré hacer nada en contra
Leer más
CAPITULO 8
Mis ojos la taladraron inquisitivos sin lograr que se inmutara. —No me mires como si estuviera loca, Henry —pidió divertida y fruncí el ceño—. Tengo mi punto y es una manera de protegerme. —Discúlpame, Danielle, pero lo que acabas de decirme no tiene ningún sentido para mí. ¿Podrías explicarme tu punto? Porque te juro que me siento completamente perdido. —Es muy fácil, Henry. Si tú te casas conmigo, ellos no podrán hacerme nada y además, me cambiaría el apellido y sería más difícil encontrarme. —Yo puedo protegerte sin necesidad de que pasemos por algo así. —No te conozco lo suficiente, Ross, y que te cases conmigo sería algo así como mi seguro de vida. Entiéndeme; o nos casamos o no hay trato. Me caes bien, y si no tuviera mordiéndo
Leer más
CAPITULO 9
La ceremonia civil se llevó a cabo en el majestuoso jardín de la casona, en la Villa Ritter.El tío Frederick había organizado perfectamente todo, y parecía una boda real que los invitados disfrutaban amenamente.Danielle iba enfundada con un sencillo vestido de color blanco, que le llegaba por las rodillas. Sus hombros descubiertos, dejaban apreciar su piel pálida y aterciopelada que llamaba la atención de todos los hombres que habían asistido.Su pelo color fuego, apenas recogido y con algunos apliques a modo de corona, caía en cascada sobre su espalda con ondas que se movían al son de la fresca brisa y refulgían por los rayos del sol que aún no se había escondido.Frederick la había escoltado hasta el altar improvisado que habían montado las mujeres del lugar, alegando que no sería una boda sin ello.En el momento en que el juez nos de
Leer más
CAPITULO 10
DANIELLELos golpes en la puerta habían hecho que me removiera de tan plácido lugar.El cuerpo de Gina, tan esbelto y sensual, cubría mi cuerpo desprovisto de ropa.Se removió con fastidio y reí porque me encantaba que no quisiera dejarme sola, a pesar de todos los problemas que le había causado.Se incorporó en la cama, y tomó la camiseta que reposaba sin más sobre su mesa de noche. Antes de que se la pusiera, mi dedo índice dibujó un camino desde su nuca hasta sus caderas.—No vayas… —supliqué. Era demasiado temprano para visitas.—Jamás nadie me visita, y menos a estas horas, por lo que asumo debe ser alguna emergencia —se volteó hacia mí y acarició mis labios con la yema de sus dedos—. Ya regreso… —susurró tiernamente, bajando la cabeza y juntando sus lab
Leer más