La bruja de la que me enamoré

La bruja de la que me enamoréES

Pame  concluído
goodnovel16goodnovel
0.0
Avaliações insuficientes
40Capítulos
6.6Kleituras
Ler
Adicionado
Resumo
Índice

Las brujas han sido cazadas por los lobos desde el principio de los tiempos. Cassandra Blake es de las pocas brujas que pudieron sobrevivir en Salem ante la cacería de los lobos, su madre se encargó de esconderla en la gran manzana, dejándola a las puertas de un orfanato, cuando tan solo era una bebé, ocultando el poder de su pequeña para que se mantuviera a salvo. Cassandra creció como una niña normal, vive sola en un departamento en un viejo edificio de Nueva York, compartiendo comidas con sus vecinos, se convirtió en una excelente profesora, todo en su vida apuntaba a la normalidad absoluta, hasta que sus poderes comenzaron a surgir tras casi ser asaltada. Ahora, ella deberá descubrir por sí sola, qué tipo de criatura es. Apolo Müller es un hombre lobo proveniente de Salem, desde pequeño ha sido entrenado para cazar y asesinar a cualquier bruja que se cruce en su camino, cansado de su vida de cazador, se ha mudado a Nueva York desde que llegó a los veinte años, tratando de vivir una vida normal, únicamente escondiéndose durante la luna llena que es cuando su instinto animal despierta; trabaja como profesor de música en el mismo colegio donde Cassandra Blake ejerce como profesora, mujer que le atrae en gran manera hasta el momento en que su olfato le indica que se encuentra frente a una bruja. Ahora, vive con una constante lucha entre querer protegerla y amarla, ante el deseo que siente en su interior al querer asesinarla. ¿Será el amor más fuerte que el instinto asesino de un cazador entrenado?

Ler mais
La bruja de la que me enamoré Download gratuito de Novelas Online em PDF

Último capítulo

También te gustarán

Livros interesantes do mesmo período

Comentários Deixe sua avaliação no aplicativo
Não há comentários
40 chapters
Capítulo I. Una vida normal
—Miss, le he traído un regalo —Melody colocó en mi escritorio una barra de chocolate blanco, acompañado de una pequeña rosa blanca, probablemente cortada del jardín de su casa.Las comisuras de mis labios se levantaron en una sonrisa, a la vez que me dedicaba a observar con amor a la pequeña de tan solo ocho años. Su mirada brillaba de emoción, esperando mi reacción ante su obsequio.—Melody, ¡Qué dulce eres, cariño! Gracias por endulzar mi mañana —musité con sinceridad, mientras me dedicaba a observar como su mirada irradiaba de alegría ante mi gesto de agradecimiento.—Le he traído todo de blanco, porque sé que es su color favorito.—Eres muy observadora —mencioné, guiñándole un ojo.—Todos sabemos que su color favorito es el blanco, Miss —aludió Gre
Ler mais
Capítulo II. La vida de un lobo solitario
Apolo Müller Mi día comenzaba a las cuatro de la mañana.Mi despertador me hace salir de la cama para ir a buscar mis ropas deportivas, después de cepillar mis dientes, salgo a la calle. Ahí, comienzo a correr hacia Central Park, donde recorro quince millas. Es la única manera que pude encontrar para calmar mi instinto animal, aquel maldito instinto que amenazaba con salir de mí para dañar a los demás.Al menos tenía la gran ventaja de que no había sentido la presencia de ninguna bruja desde el momento en que decidí mudarme a la gran manzana, pues, con solo pensar en que alguna de ellas estaba cerca de mí, me sería imposible poder contenerme.Aunque no quisiera dañarlas, había sido entrenado para ello, para cazarlas y asesinarlas. Las brujas y los lobos éramos enemigos por naturaleza, por lo que, nos era imposible convivir
Ler mais
Capítulo III. ¿Ahora soy tu Cassie?
Cassandra BlakeMe encuentro con las puertas de mi armario abiertas de par en par, dedicándome a buscar algo agradable qué ponerme para mi primera cita. La sonrisa de mujer enamorada aún no lograba borrarla de mi rostro, mi corazón continuaba latiendo con la misma intensidad que latió desde el instante en que Apolo me propuso que saliéramos.Estaba nerviosa, no sabía como tomarlo. Apolo era tan bromista, que ni siquiera sabía ahora cuando hablaba en serio.Dejo salir lentamente la respiración, al darme cuenta de que justo ahora no hallaba algo agradable qué ponerme. Mis estudiantes tenían razón al decirme que casi todo lo que me ponía era blanco, lo que ahora me parecía un color bastante aburrido. Después de dejar salir un gruñido, me dirijo hacia la ventana, me apoyo de la baranda y me inclino un poco para que mi vecina del piso de ar
Ler mais
Capítulo IV. La primera cita
Apolo Müller Jamás debí de haber saltado de la ventana de la forma en que lo hice.Pero ¿Cómo podía controlarme cuando aquella chica me hacía sentir tan bien? Ahora incluso comenzaba a pensar si era posible que, el alma gemela para un lobo pudiese ser una humana, pues jamás llegué a sentir algo por Brenda a como lo sentía por ella, jamás miré a Brenda de la forma en que veía a Cassie, era como si mi mundo siempre hubiese sido ella.Cuando puse mis pies sobre la acera, la devolví al suelo, a lo que ella solo se echó a reír a la vez que se inclinaba para colocar sus manos sobre sus muslos y respirar pesadamente.—¡Estás loco, Apolo! Casi me matas del susto.Torcí una sonrisa, mientras estiraba una mano para acomodar un mechón de su cabello blanco tras su oreja.—Es solo un poco d
Ler mais
Capítulo V. Hay una bruja en la ciudad
Apolo Müller Aquella descarga de energía no era normal.Llevaba años de no sentir algo como aquello. La piel se me había erizado, a la vez que el sentido del olfato se me puso sensible. Aquel olor podía reconocerlo a millas de distancia:Había una bruja en la ciudad…Había una maldita bruja en la ciudad.Cierro mis manos en puños y me inclino sobre el balcón de mi departamento, dándome cuenta en que ahora sería mucho más vulnerable ante mis transformaciones. Traté de escapar, alejarme de la magia que volvía loco mi instinto animal, aquella magia que me hacía perder el control ante mis transformaciones.Inhalé y exhalé con lentitud, dándome cuenta que lo mejor que pudo haber hecho Cassandra era el haberse alejado de mí, pues ahora, mientras esa bruja estuviese cerca, la persona sensata en
Ler mais
Capítulo VI. “No puedo dejarte sola”
Cassandra BlakeTomo un nuevo pañuelo desechable y limpio mis lágrimas una vez más.Me encuentro metida entre mis cobijas, tratando de procesar toda la información que Verónica me dio, quien hacía menos de media hora se había ido de mi departamento, para darme mi espacio.Pertenecía a un aquelarre poderoso en Salem, en ese lugar, las brujas solían vivir en paz, hasta que fueron invadidas por los lobos, quienes, al parecer, sin ninguna razón aparente, comenzaron a matarlas. Mi madre logró escapar cuando yo tan solo era una bebé, su objetivo era mantenerme a salvo, por lo que, me había dejado a las puertas de un orfanato para después regresar y luchar para proteger a su pueblo.Según me dijo Verónica, mi madre era una de las brujas más poderosas que habitaban en Salem, por lo que, todas las brujas que sobrevivieron sab&iacu
Ler mais
Capítulo VII. Aprendiendo a ser una bruja
Cassandra BlakeCuando me dispuse salir del departamento para ir a trabajar, pude mirar una hoja doblada junto a la puerta, era como si solo llegaron a deslizarla por debajo de la puerta, pues no había escuchado nada fuera de lo normal.Me inclino y recojo el papel con curiosidad, a la vez que un extraño nudo se instala en la base de mi estómago. Todo aquello era muy nuevo para mí, por lo que, me sentía a la defensiva y temerosa. No sabía como ser una bruja, con costo sabía cómo ser una persona, por lo que, ahora toda aquella magia que corría por mis venas comenzaba a torturarme.“Ve a la biblioteca pública, en el área de historia a las tres de la tarde” Ese era el único mensaje, no tenía remitente, lo que me hacía sentir más miedo al no saber si era de parte de una de esas criaturas que quer&iacu
Ler mais
Capítulo VIII. “Una noche especial”
Cassandra BlakeMe olvido por completo del libro. De hecho, apenas llego a mi departamento lo guardo en un cajón con llave, ni siquiera me dispuse a abrirlo, pues si lo hacía, temía echar a perder mi noche especial con Apolo.Lo deseaba tanto que no quería que nada arruinara ese momento. Pensar en él me hacía sentir normal, incluso me hacía sentir como una puberta completamente emocionada a la espera de su crush de toda la vida.Salgo a la calle nuevamente en busca de ciertos objetos para poder sorprenderlo. Compro unas velas, flores y por supuesto, un vino tinto. La sonrisa de felicidad no se me borra por nada, pues solo imaginar en sentir su cuerpo contra el mío mientras aprendemos a amarnos de mil maneras diferentes, hace que mi piel se erice, además de que solo tener ese pensamiento me hacía olvidarme de todo.Ya en casa, me dedico a preparar todo, cocino una delici
Ler mais
Capítulo IX. El deber de un lobo
Apolo Müller Me encuentro completamente enamorado de Cassandra Blake, de eso ahora no me queda la menor duda. La sonrisa de idiota marcada en mis labios mientras recuerdo todo lo que hicimos durante lo largo de la noche, me lo confirma.Cierro los ojos y dejo salir lentamente la respiración, permitiendo que el agua fría de mi regadera moje todo mi cuerpo. Aún podía sentir sus labios recorriendo mi piel, aún podía ver la forma en que sus ojos se dilataban al llegar a un nuevo orgasmo. ¿Cómo es que fui capaz para aguantar tanto tiempo sin tener a esa mujer conmigo? ¿Cómo fui tan estúpido para observarla de lejos por tantos años, mientras le daba indirectas por el miedo que me daba pensar en tener una relación con ella?Ahora, sabía que todo iría bien, no era necesario que Cassie supiera que yo era un asqueroso lobo que se la pasaba luchan
Ler mais
Capítulo X. El libro
Cassandra Blake Cuando llego a mi casa, me acuesto sobre mi abdomen en mi cama mientras me dedico a curiosear el libro que traje de la biblioteca pública; “El portal de las brujas”, traía mucha historia acerca de mi origen y los poderes que había en mí, además de la forma correcta en que podría dominarlos. Me encontraba maravillada con cada hechizo que había en él, lo que solo bastaba con decir unas pequeñas palabras y chasquear los dedos, para volverme invisible o para tirar objetos pesados. Todo me daba a entender, que si encontraba la forma de controlarlos, podía llegar a tener una fuerza sobrehumana, lo que ahora me confundía al no saber cómo habían sido vencidas las brujas por los lobos si eran tan fuertes. Aquella pregunta me fue contestaba en cuanto pasé la hoja. Ahí, había imágenes de lobos grandes, de color negro, café o blanco, los cuales mostraban sus colmillos de una manera tan feroz, que incluso lograba
Ler mais