La Tentación de Anubis

La Tentación de AnubisES

Valkyria Wolf  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
74Capítulos
23.4Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

-Mi pequeña sabueso, necesito de tu ayuda- Anubis desciende a la Tierra con la intención de plantar su semilla en el interior de una mujer cuando se ve enredado en una noche de placer con una joven que de no tiene ni un pelo pero posee esta una extraña característica. Pero tentado ante esta rareza de mujer y sabiendo que no la puede dejar escapar le pide ayuda para completar su misión sin saber que ya él cayó ante su encanto. Pero un dios enamorado de un humano, dónde se ha visto eso. Un tabú prohíbido que pondrá en peligro tanto sus vidas, la misión como la extraña relación que empieza entre ellos. Sobre todo cuando Horus también la desea y Ra descubre también su poder. Una novela llena de erotismo, romance, misterio y muchos dioses egipcios.

Leer más
La Tentación de Anubis Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
74 chapters
Anubis y los ojos amatistas
Anubis, Dios de los muertos* estaba molesto. Muyyy molesto.Solo le habían prohibido dos cosas antes de descender a la Tierra. Primero, no enamorarse de ningún humano y la segunda, incumplir la importante tarea de fecundar una mujer humana virgen. Solo dos simples prohibiciones.Pero como le dices eso a alguien que ha roto la primera prohibición tan fácilmente que le resultó hasta indignante. La joven durmiendo tranquilamente a su lado era constancia de ello.Ahí estaba el primer error. Y lo peor del caso es que la no le era indiferente. No era una mujer despampanante ni hermosa a morir pero tenía un encanto único que lo tenía anonadado. Por donde iba la cosa la segunda estaba por mal camino. Era  un dios comprometido con sus tareas pero siempre cometía el error de ser algo sentimental y eso le había demostrado que nunca se terminaba bien.Un dios enamorado. ¿Dó
Leer más
En bandeja de Plata
Habían transcurrido tres días desde su descenso del Imperio y a Anubis no se le había cruzado ninguna mujer virgen que reuniera la suficiente fuerza espiritual para ser digna de su semilla. ¿Qué demonios había pasado en los últimos 500 años? Pues al parecer mucho.La vez anterior que había estado en el mundo humano tenía para elegir hasta por gusto. Y ahora ni con pinza las sacaba. Tenía que apurarse, el tiempo le apremiaba y el Orbe Celestial necesitaba la energía naciente para sostenerse.Pateó el suelo arruinando la punta de uno de sus zapatos. Deseaba volver a su templo y pasar una semana entera entregado a los placeres del disfrute y la tranquilidad, olvidando todas sus responsabilidades. Si al menos Ra le diera un descanso, no estaría tan frustrado.Estudió otra vez a la multitud. Era casi medianoche y la calle estaba concurrida. Sentado a un lado del c
Leer más
¿Ese tipo es real?
Nefer abrió los ojos y dios mío. Qué eres esa sensación. Se sentía increíble. Saciada hasta la última célula de su cuerpo al punto que el dolor que sentía en cada músculo de su cuerpo era opacado. Se sentó lentamente en la cama y jadeó posando su mano sobre su costilla. Estaba mareada y se llevó la mano a su corto cabello oscuro que apenas le pasaba los hombros y lo corrió hacia atrás, estaba pegajoso y húmedo. En ese momento su piel apenas se restregaba en las sábanas y la hacía temblar. No era normal en ella despertar así.Su cabeza estaba hecha un lío a primera hora de la mañana. Drogas. No las tomaba, de por si las odiaba, pero no podía haber hecho mucho cuando había visto a su cliente ponerla en su vaso supuestamente a escondidas. La situación había estado complicada toda la semana y por lo tanto no tuvo más alternativa. Necesitaba el dinero por sus
Leer más
Maldita abstinencia
Horas antes.Anibis lanzó al chico recién encontrado a la cama de tamaño imperial en cuanto entró al cuarto de hotel de media clase. Pesaba poco y su cuerpo era sumamente delgado y ¿suave? Iba a interrogarlo por todos los métodos que fueran posibles ya que era una anomalía. Encontrar a un hombre así como que necesitaba respuestas rápido. Ra estaría muy interesado en ese tema. No lo quería reconocer pero a pesar de todo, los grandes ojos del chico lo tenían cautivado y desprendía un olor a canela que lo tenía dolorosamente caliente y duro. No tenía prejuicios de con quien se acostaba, era un dios, el género de la persona con quien tenía sexo era irrelevante totalmente. Incluso estaba pensando que después de varios días de abstinencia, quizás sería más beneficioso satisfacer sus deseos primero y después enfocarse en saber por qué un chico poseía esa aura  con la mente más fresca.Sí haría eso. Podía tener en su mente la imagen de quien quisiera, después de to
Leer más
Una noche inusual
La chica abrió los ojos como platos emocionada y cuando Anubis se incorporó, se giró poniéndose como pudo sobre sus rodillas y bajó el pecho a la cama. La posición de sumisión de la humana ofreciéndose puso más caliente al dios y se acarició desde la base hasta la punta soltando un gemido y ubicándose detrás de ella. La abstinencia había hecho estragos.De cierta forma, que aquella mujer hubiera tenido sexo tenía su lado positivo. A la mierda con los juegos previos, directo a la diversión. Se empapó la gruesa punta con el semen que se escurría del rosado agujero y lo usó de lubricante para empezar a introducirse.Ella gritó e intentó alejarse al sentir la invasión mucho más grande de la que estaba habituada. Sus músculos internos se dilataban dándole paso al grueso pene que no parecía tener fin. U
Leer más
Un reflejo dice más que mil palabras
¿En qué demonios se había metido?Pues en algo bien serio porque clientes como el que tenía delante no aparecería todos los días. Se pasó la mano por la cabeza intentando buscar algo de alivio. Se estaba estresando y eso no era bueno nada bueno dada su condición.-Entra a la ducha mientras aún hay agua caliente. Estás llena de mí por todas partes- la voz de aquel hombre resonó mientras le extendía la mano.Las mejillas de ella se sonrojaron. Tr
Leer más
Malo, pero no tan malo
Agarrando la sábana, Nefer hacia su mejor esfuerzo de ocultar su desnudez, una vez hubo llegado a la cama imperial. Su cabeza ahora mismo era un lío enorme. No recordaba haber tenido una noche tan agitada en su vida. Había encontrado a un cliente que la droga lo había hecho pasarse de la raya, la habían drogado, supuestamente había estado con lo que fuera que estuviera delante de ella. Y ahora se enteraba que tenía al mismísimo Dios de los Muertos con solo una toalla en su cintura, dentro del mismo cuarto. Un simple humano ya habría colapsado, aunque no era como si ella hubiera parado de temblar.Leer más
Buena chica
Nefer recostó, agotada, la cabeza en el amplio pecho. Demasiado para que su joven cuerpo soportara. El hombre o dios que lo sostenía la tenía como en una montaña rusa. La asustaba pero a la vez era capaz de despertar lo más oculto de su cuerpo. Incomodidad, placer, libertad, emoción, había tantas cosas dentro de su mente que no le daban tiempo a procesarlo.Sintió algo extra y pesado en su muñeca y se extrañó. No acostumbraba a usar prendas.Alzó su brazo ante su rostro y sus ojos se abrieron como plato al ver la pulsera ancha dorada con incrustaciones de piedras, al
Leer más
Mi pequeña sabueso
Anubis vio como la humana casi se le sale el corazón por la boca del susto. Seguro no se imaginaba que podía encontrarla y menos dentro de su propia casa si a aquello se le podía llamar casa.-Al parecer a mi pequeña sabueso hay que enseñarle modales- su voz grave y sensual retumbaba en las delgadas y desgastadas paredes del apartamento.Nefer ni siquiera pronunciaba una palabra. Estaba totalmente muda mientras se sostenía al borde de la meseta para no caer de la impresión.-¿Qu
Leer más
Causas y consecuencias
Los largos y delgados dedos de Nefer aparecieron abiertos en el ángulo de visión de Anubis. El dios sabía lo que quería. Después de explicarle la situación y las consecuencias que traía consigo, muy reciamente el humano había aceptado y ahora esperaba su primer pago, de sus servicios, por adelantado.Anubis sacó del bolsillo los mismos billetes que había encontrado arriba de la cama cuando salió del baño y se encontró solo. Se había molestado como nunca antes, después de todo, era un dios ¿quién desobedece a un dios y se iba así como lo había hecho ella? Si en el Imperio se enteraban sería el hazmerreír de muchos. Sobre todo de cierto dios con el cual no tranzaba.Le había pasado por la mente infinidad de formas de castigarla, incluso, algunas demasiado placenteras. Pero ahora le costaba todo su control mantenerse ser
Leer más