Dama Cortesana

Dama CortesanaES

Cory Massiel  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
49Capítulos
6.2Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Una profesión repudiada por muchos, pero es la decisión que ella tomó. Ser no es nada fácil, porque los hombres al pagar por ti se sienten tus dueños. Pero ella tuvo suerte, encontró un lugar, una persona y otras cosas más. Cory Massiel Todos los derechos reservados. Obra registrada en SafeCreative por el código 1808238106698 - 2002203136324

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
49 chapters
Prólogo
 Prostituta: mujer que ofrece servicios sexuales a cambio de un pago.Trabajadora sexual: es una persona adulta en pleno ejercicio de sus facultades que, sin coacción por parte de terceras personas para ejercer esta actividad, ofrece un servicio sexual con fines onerosos.Meretriz: es la palabra que en la antigua Roma se utilizaba para definir y señalar a aquellas mujeres que utilizaban su cuerpo como un objeto sexual frente a los hombres con el fin de proporcionarles placer, esto a cambio de dinero, joyas y propiedades.Mesalina: mujer de costumbres inmorales o disolutas, en especial en lo referente
Leer más
Querido diario
 QUERIDO DIARIO…Hola…No sé cómo empezar esto, me siento idiota escribiendo mis pensamientos. Lo intentaré de nuevo.Querido diario, hoy te he comprado para poder desahogarme, necesito desahogarme con alguien… o algo.Te contaré mi historia comenzando por lo más importante: mi vida. Déjame decirte algo que tengo que liberar, o seguro moriré con ello atrabancado en mi garganta…Las he roto.Las tres reglas principales de mi trabajo, y no sé cómo sentirme al respecto.
Leer más
El inicio de todo
 Hace unos años atrás...Su estómago gruñía con furia por el hambre, miraba a su madre con una súplica silenciosa en sus grandes y expresivos ojos azules, la mujer simplemente la ignoraba mientras metía la comida cada cierto tiempo en el microondas para mantenerla caliente.—Por favor, mamá. Solo un poco, no se darán cuenta —le rogó, pero solo recibió un gesto de regaño.—Va contra las reglas, Scarlett.La joven de dieciséis años casi sollozó. Era cerca de las once de la noch
Leer más
Las reglas
 Querido diario...Las reglas son principios que se imponen, se adoptan para dirigir la conducta, la correcta realización de una acción o el correcto desarrollo de una actividad.Es tan fácil saber que hay que cumplir las reglas, desde niños nuestros padres siempre nos enseñan a respetarlas… Pero de adulto pocas veces las seguimos.Se nos hace tentador romperlas. Cuánta estupidez. Si hay un reglamento, es porque se quiere cuidar nuestra integridad.Yo las incumplí todas.Aún no me lo creo, soy una idiota. Madame Allard me lo advirtió.Eran ta
Leer más
Capítulo 1
 El futuro es algo imposible de saber, es tan impredecible el destino de una persona. Nunca me pasó por la cabeza que en algún momento de mi vida iba a ser... una mujer de la vida, por decirlo de una forma agradable. Sin embargo, no todo es malo, hay cosas que agradezco de la experiencia, así como existen otras que no tanto.Tal vez la reputación no era la mejor pero los honorarios, definitivamente, eran excepcionales. Fueron unos años extraños, divertidos, pero a la vez amargos, en ocasiones llenos de vergüenza.Mi vida no fue la mejor de todas, pero al menos fui libre. Salí con chicos que al enterarse de mi profesión me dejaban, no los culpaba tampoco. Fui a bares a bailar, me embriagué, compré caprichos, estudié literatura en la universidad y trabajé en mis
Leer más
Capítulo 2
 Tomo la libreta un poco maltratada en mis manos. Acaricio la tapa rústica y recojo la llave que cuelga de mi muñeca en una pulsera para poder abrirlo.Recuerdo el momento exacto de cuando lo compré… Fue poco antes de todo irse a la mierda. Tenía tantas cosas en la cabeza y las palabras atoradas en la garganta que me vi obligada a compartir mis problemas con alguien o algo, teniendo en cuenta que para ello he comprado un diario.Lo abro para encontrar en sus primeras páginas la palabra <<Jack>>, sonrío al ver el nombre.Oh, Jackson, fue bueno mientras duró. FlashbackLeer más
Capítulo 3
 —Pide una champaña, y también botanas —ordenó con una voz ronca que me hizo estremecer.Por unos segundos mi cuerpo se quedó anclado al piso estudiando a mi cliente de la noche. Sean Baker era de todo menos un buen hombre, sus ojos traviesos y oscuros me lo dijeron, su mirada lujuriosa no presagiaba nada dulce y tierno para mí, prometía ser rudo, salvaje e intenso.Arqueó una de sus pobladas cejas negras hacia mí y me obligué a obedecer. Al fin y al cabo, era mi trabajo: complacerlo.Con pasos algo titubeantes me acerqué al interfono y pulsé e
Leer más
Capítulo 4
 Debo admitir que en solo unas pocas semanas me acostumbré, recibir una buena remuneración por solo una noche me tenía con una sonrisa de oreja a oreja.Cuando terminé con Sean Baker, fui con madame Allard que me entregó un cheque de mil cuatrocientos dólares, una de las monedas con más valor del mundo. Mis ojos se abrieron tanto en ese momento y creí que soñaba.Mi precio era de setecientos dólares la hora, una cantidad asquerosamente excesiva. De los cuales debía darle doscientos, por cada hora, a mi proxeneta. Así que me quedaron mil. ¡Una fortuna! Al menos para mí, que estaba ganando la cantidad de un sueldo mensual bueno, en una noche. Una locura.Con una sonrisa enorme en la cara guardé el papel
Leer más
Capítulo 5
 Humillación y sumisión, es lo que buscan los hombres cuando van a una casa de citas. Buscan doblegar a la mujer por el hecho que pagaron un alto precio por ellas, las creen suyas y se sienten con el poder de mangonearlas a su antojo.Cuando no consiguen lo que quieren, recurren a la violencia. Cuánta estupidez.En la residencia Allard todo era diferente. FlashbackSaltaba con la rapidez en la que me llevaba con sus manos el señor Castro. Uno de mis clientes habituales, y que a pesar de que era un hombre divertido, tenía un micropene que le restaba muchísimos puntos.Seguro que no me llegaba ni a la mitad de la vagina y lo único que me provocaba era s
Leer más
Capítulo 6
 FlashbackKay me dejó caer en la cama y gateó sobre mí de forma sensual para luego enterrar su rostro varonil en mi cuello y con su lengua hacer maravillas allí. Estiré hacia atrás mi cabeza para dejarle más espacio y gemí cuando encajó sus dientes en la zona debajo de mi oreja. Pero toda la magia fue rota por la voz algo distorsionada de madame Allard a través del interfono.—Kay saca tu polla de donde sea que se la tengas metida a Sandy y vete de allí —el aludido levantó la cabeza sorprendido y yo sonreí divertida—. Leer más