Mi Guardaespaldas

Mi GuardaespaldasES

Tory Sánchez  En proceso
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
30Capítulos
176.5Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Amelia Contreras se había enamorado de Nicolás Arredondo desde el primer día que lo había conocido, pero él se dedicó a ignorarla, tenía entonces quince años ahora con veinte se las había ingeniado para meterse en más de un problema para que su padre le pidiera casi suplicara a su mejor Amiga que convenciera a su hijo de trabajar directamente para él como el Guardaespaldas de su única hija.Nicolás no puede negarse a la petición de su madre, pese a que la chica realmente le molesta. Se vio aceptando ser el custodio de la incorregible Heredera Contreras, lo que inicio con el pie izquierdo termino en tórrido romance, donde el amor tendrá que vencer las intrigas de una mujer despechada y el acecho de un pasado en la familia Contreras.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
30 chapters
PEQUEÑA TONTA
Su risa se escuchó baja y divertida. Se sentó en la silla completamente complacida, estaba segura de que pronto tendría noticias, se sirvió un poco de Whisky. Observó detenidamente la habitación era la biblioteca de su padre, pocas veces la utilizaba, ya que siempre estaba en la Hacienda, el lugar estaba llenos de libros sobre agricultura, específicamente sobre caficultura. Ella no era amante de la tierra como lo era su padre. Huía cada vez que podía de la Hacienda, ubicada en la Costa Sur del país, ella amaba la ciudad, sus estudios también eran un factor a su favor, pocas veces tenía tiempo para subir a su auto y viajar ciento de kilómetros para refundirse en la nada.  Sonrió después de terminar su copa. No podía creer que llevaba una hora en casa y nadie se había dado cuenta, quizá por fin podría ser libre, sus pensamientos se fueron apagando junto a sus ojos que se fueron cerrando lentamente era lógico eran cerca de las dos de la mañana.  <
Leer más
CARA DE ÁNGEL
Nicolás respiró profundo, había desplegado varios hombres por seguridad, de haber previsto que la niña solamente estaba jugando con él, se habría ahorrado mover a tanta gente innecesariamente, un helado ¡Ella solo quería un maldito helado! Sintió por un momento la necesidad de matarla y esconder su cuerpo, pero por todos los cielos, era un hombre de treinta años, con experiencia de diez años en el campo, dueño de su propia agencia.   Necesitaba mantener la calma y sobre todo mantener las manos lejos de la chica si quería sobrevivir en esta misión. Aunque la tentación de matarla cada segundo que pasaba se le antojaba como una buena opción.   —Gracias Arredondo. Puedes ir a dormir, disfrute mucho el helado —la sonrisa angelical que le dio Amelia, le dijo claramente que estaba disfrutando de su fechoría, llevaba sin dormir más de veinticuatro horas por culpa de la chiquilla.   Esa maldita chica tenía cara de ángel y corazón
Leer más
HERIDA.
La reunión con sus amigos no había sido como esperaba. Nada era normal en su vida desde que Nicolás llegó. Nicolás había enviado a más de cinco hombres a custodiarla. Para cada esquina que miraba, había uno de los hombres de Arredondo, era molesto, el restaurante era pequeño y sentía que estaba atrapada; pero había decidido portarse bien; además quería saber realmente ¿Cuál era el problema que Nicolás tenía con ella?, creía firmemente que no era solo el asunto de su comportamiento inmaduro. Aunque reconocía que desde que se habían conocido él había evitado relacionarse con ella, pero la cosa empeoró dos años atrás ante de que se viera plantado por su novia.   —¡Amelia! ¡Amelia! —su amigo le gritó y tuvo que sacudirla un poco para tener su atención.   —Perdona estaba pensando en otros asuntos, ¿Qué decías? —Amelia le sonrió disculpándose por su falta de atención; pero era difícil concentrarse en la plática, cuando sus pensamientos est
Leer más
RECHAZADA.
El viaje a la haciendo fue largo tanto que, Amelia no pudo evitar quedarse dormida ante el silencio en el auto. Nicolás estaba demasiado serio, más de lo normal. Había querido preguntar qué era lo que le sucedía; pero no quería tener un nuevo enfrentamiento con él innecesariamente. Sobre todo, cuando estarían encerrados demasiadas horas dentro del pequeño auto. Despertó al sentir el dolor recorrer sus piernas, observó el reloj en su muñeca, llevaban cuatro horas viajando. Hasta que por fin divisó la entrada a la hacienda. Suspiró aliviada, por fin pudo estirar las piernas y salir del confinamiento.   —¡Amelia! —su padre saludó efusivamente, casi no se veían por vivir en sitios diferentes. Ella se aferró al abrazo de su padre. Amelia se estremeció al pensar que el disparo recibido pudo ser mortal y no habría tenido la oportunidad de volver a ver a su padre. Quiso llorar; pero lo último que deseaba era preocupar a su padre.   —¡Papá! —Amelia s
Leer más
TENTACIÓN.
Amelia se lamentó el resto de la noche por el beso, Nicolás se había apartado de ella, su indiferencia le dolió tanto que tuvo que resignarse al hecho de saber que él, nunca dejaría de verla como una carga, un simple trabajo. Salió de su habitación enfadada consigo misma, estaba bien, debía estarlo, nadie moría por amor, al menos ella estaba decidida a no morir por Nicolás. Eran las cinco de la mañana, estaba tentada a ensillar su caballo y salir de paseo sola, sin escolta, pero el recuerdo del hombre disparándole le causó escalofríos. No podía ser imprudente, nada le podía garantizar que el tipo o los tipos que intentaron matarla estuvieran lejos.   Volvió a su habitación, cogió una bata de baño y se dirigió a la piscina, el agua debía estar cálida, la ventaja de vivir en una región de la Costa Sur, era el apabullante calor. El chapoteo del agua la hizo detenerse, correr había sido su primer impulso; pero la hacienda era segura. Nadie podría entrar al área sin
Leer más
CAPITULO 6
Amelia entró a su habitación, después de  un largo viaje, Nicolás, no le había dirigido la palabra, se limitó a coordinar su llegada desde la radio, ella escucho su voz y suspiró, él la frustraba, pero no podía dejar de pensar en él, no después de ese beso que le hizo temblar todo el cuerpo.Subió a su habitación, era domingo por la noche, no tendría mucho que hacer, más que descansar, no tenía hambre,  pero bajo a la cocina, esperaba no encontrarse con Nicolás, estaba lo suficientemente cansada para lidiar con una discusión de nuevo, bebió un poco de agua y salió rumbo a su habitación.⧓⧓⧓⧓⧓⧓⧓⧓⧓⧓Nicolás, apenas pudo concentrarse durante el viaje, se sentía estresado, cansado, Amelia, definitivamente era una tentación para él, y pensar que hasta hace poco la consideraba totalment
Leer más
CAPITULO 7
Nicolás, se sentía febril, algo le había causado ese estado, pero no podía pensar menos con García cerca, su cuerpo estaba demasiado cerca del suyo para su gusto.- ¡Arredondo! – Amelia entró a la cocina enojada- ¿Por qué gritas Amelia? – García perdió la formalidad y pregunto de manera irritadaAmelia paso de la mujer, tomó a Nicolás del brazo y lo saco de la cocina, aprovechando que él no había puesto  resistencia ya se encargaría de la mujer después, Nicolás realmente se veía mal.La custodio se dio cuenta de su error al hablarle sin ningún respeto a Amelia, pero estaba irritada, porque tenía que volver, porque no se había perdido en la dichosa fiesta y olvidado de Nicolás esa noche.Por favor, Señorita, Nicolás, no se ha sentido bien, déjeme l
Leer más
CAPITULO 8
Amelia, soltó un bajo gemido, cuando su cuerpo protesto por el dolor, sonrió al recordar el motivo, extendió su brazo para buscar a Nicolás al otro lado de la cama, pero no estaba, su lado se sentía frío, abrió los ojos para darse cuenta que estaba sola en la habitación, no había rastro de Nick, trato de no darle importancia si miraba el reloj debía ser tarde y él madrugaba todos los días sin importar el día que fuera.Se levantó y dirigió sus pasos hacia la ducha, necesitaba un baño de agua caliente para relajar sus músculos y de cierta manera aliviar su dolor. Apenas el agua cayó sobre su cuerpo, se permitió cerrar los ojos y recordar las ardientes imágenes de Nicolás y ella compartiendo la misma cama, tuvo que morderse el labio para no gemir, Amelia quería creer que al fin tendría esperanzas con Nick, despué
Leer más
CAPITULO 9
Nicolás, estaba gritando a sus hombres de confianza, por no tener resultados eran más de las once de la noche y Amelia, no había dado una sola señal de vida, sus hombres fueron a cada lugar que Ami, solía frecuentar, incluso visitaron a los amigos que había mencionado que tenía estaban vigilados por si alguno de ellos estuviera encubriéndola, pero aun así no había un solo rastro de ella, la frustración estaba casi matándolo y se imaginaba los peores escenario, Amelia debía estar bien, tenía que estar bien.⧓⧓⧓Amelia, había decido volver, sabía que nada ganaba alejándose si al final no podía marcharse, se entretuvo en el estacionamiento antes de recargar combustible, fue a la tienda a comprar algo de comida, no utilizó tarjetas ni nada que pudiera servir para rastrearla, comió lo más lento que pudo estaba cerca de casa, por
Leer más
CAPITULO 10
Amelia, no podía explicar sus malestares, el dolor en su bajo vientre, aparecía cuando menos lo pensaba y se iba de  la misma manera en que llegaba, afortunadamente los dolores ya no le provocaban nauseas como los primeros días y eso fue exactamente hace una semana, por lo que dejo correr, dejo de prestarle atención e importancia, seguramente era problemas de los quistes que había padecido dos años atrás había tenido síntomas parecidos. Bajo a la piscina, había tenido un poco de calambre la noche anterior, asimilo que también era falta de ejercicio así que decidió pasar un rato nadando, tenía reunión con Raquel, Ramiro y Karla por la tarde, tenía tiempo para disfrutar una mañana de sol, le sorprendió no ver hombres en las esquinas, era una rutina en su vida, no verlos era raro, pero tampoco presto atención.Nado por unos 
Leer más