El Deseo de un Ángel - Libro II - Trilogía Ángel

El Deseo de un Ángel - Libro II - Trilogía ÁngelES

Dia Mond  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
49Capítulos
13.9Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

¿Volverás? Nunca oí su respuesta. En cambio, te amo, fue lo último que escuche mientras la muerte me cubría y reclamaba. Cuando volví de sus fauces solo encontré un lugar vacío y muchas preguntas. Las caricias del Ángel desaparecieron y en su lugar quedaron recuerdos y pequeños vestigios de lo que alguna vez fuimos juntos. ¿Volverás Ángel mío? Muéstrame, Aimé, muéstrame que en realidad solo sigo durmiendo en esa fría cama de hospital y que cuando vuelva a nuestro hogar te encontraré mirando por alguna ventana y caminando descalza a mi lado. Demuéstrales a todos que solo obligada te irías de mi lado, que juntos todo lo podemos y que las trampas se pagan caro. Tú fuiste, eres y serás siempre Aimé D´Angelo

Leer más
El Deseo de un Ángel - Libro II - Trilogía Ángel Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
49 chapters
Prólogo
Aimé Bombelles de D’AngeloPuse los audífonos en mis oídos, tratando de olvidar el trago amargo que había dado el salir de allí, no había pasado ni un día y lo extrañaba, lo necesita, quería estar a su lado, cuando abriera los ojos, cuando se recuperaba, suspiro llamando la atención de mi hermana.La veo colgar el teléfono y darse vuelta hasta mí, me observa fijamente y sin decir nada me abraza, deja salir el aire mis pulmones, pero nada de lo que haga me quita el hormigueo que siento en mis manos, estoy segura de que estoy a mitad de un ataque de ansiedad.Cuando bajamos del tren tratamos de cuidarnos de las cámaras lo más que podamos, hasta entrar al baño de servicio. Allí nos metemos al cubículo de los minusválidos, por el espacio, y sin mucho que hablar nos
Leer más
Capítulo I
Aimé Bombelles D’AngeloEn mis audífonos sonaba algo de música, me había dado un día libre, me vestí con ropa normal y salí a recorrer parte de París, a pesar de llevar algunos meses en este lugar no había salido mucho de la parroquia en donde estábamos alejándonos junto a Camilla.Mi hermana por otro lado acudía todos los días a un café cercano, desde allí tomaba sus clases en línea, y hoy no había sido la excepción.Jamás pensé que esta decisión nos traería de vuelta a Francia a las dos, hace unos días habíamos visto a la que creíamos nuestra madre, ella había estaba buscando al padre Giuseppe, por suerte no nos reconoció.Alessia preguntó por mi paradero, se ve&iacu
Leer más
Capítulo II
Máximo D’Angelo– Ten cuidado – gritó desde la sala, Kira está a días de dar a Luz, pero nada la detiene – deja eso, yo puedo hacerlo, no eres mi empleada – digo mientras la veo mover el canasto de la ropa sucia, es tan terca.Llevo una semana en casa, tengo un mes de vacaciones, siempre planeamos que yo pasaría las primeras semanas ayudándola, Kira se había convertido en mi mejor amiga, ella estaba para mí y yo para ella, era una de las pocas relaciones sanas que me quedaban.De Aimé no había encontrado ni el rastro, deje pasar el tiempo, siempre pensé que en algún momento llegaría a mi lado – pero que equivocado estaba – es lo primero que viene a mi mente, pero serás estúpido si esa mujer ya no es tuya, de hecho, nunca lo fue, me reprendo solo,
Leer más
Capítulo III
Capítulo IIISalvatore D’AngeloHabía pasado el día en la oficina, entre juntas y uno que otro nuevo cliente que quería conocer la marca, algo cansado me levanté de mi asiento y estiré las piernas, había quedado en esperar a Isabella en la empresa, según ella, teníamos que hablar.Había pasado dos días en Roma, según ella buscando telas y algunos insumos que le hacían falta para su boutique, pero sé que trata de dar con el paradero de Aimé y su hermana, suspiró pesadamente y bebo algo de té helado, es lo único que puedo hacer, ya que cualquier licor está prohibido para mí.Pensar en ella me hace feliz, mi ángel fue mi pilar por todo el tiempo en el que la conocí, aun sin ser nada ella me hacía levantarm
Leer más
Capítulo IV
Aimé Bombelles D’Angelo– ¿Por qué tardaste tanto? – pregunté mientras sus ojos tomaban ese brillo que tanto anhelaba ver.– No tenía con quién ocupar esos juguetes, porque me iba a meter a nuestra caja – reímos sin muchas ganas – te extrañe …– Pero no llamaste – premio antes de que siguiera hablando – lo sé todo – suspire, y si estaba aquí a mi lado, sin pedir explicaciones, ya lo sabía.– No lo tomes a mal, lo entiendo – se separó un segundo de mí - ¿Qué? Es la verdad – tiré de su camisa y volví a acomodar mi cabeza en su pecho – se rompió, estaba roto, se demoró, pero de a poco estaba sanando y cuando por fin se fijó en algo más,
Leer más
Capítulo V
Máximo D’AngeloLlevaba más de 24 horas sentada en la sala de espera, a mi lado estaba Cecilia, ella no me había dejado sola, cuando llegue esa noche a casa encontré a Kira desmayada, por suerte me apresure a traerla, ahora estábamos esperando a que su cesaría terminará.No estaba molesta y gracias a dios reaccionó luego de que la revisaran, pero sus contracciones eran muy seguidas y su bebe no llegaba a posición, por lo que la intervención fue la única salida.Aún me lamentaba el haber dejado salir todo en frente de ella, sin anestesia, sin nada, ahora no sé cómo entrar a esa habitación, Cecilia me estaba acompañando desde la noche anterior, solo espero que todo salga bien.– No es tu culpa ¿ok? – aprende Ceci, tomando mi mano &nda
Leer más
Capítulo VI
Salvatore D’AngeloLa velada fue fantástica, los rumores no faltaron, tampoco las habladurías de ciertas personas, se podía ver el humo saliendo de la cabeza de mi suegro mientras junto a mi ángel hablábamos con algunos socios.Aimé es simplemente espectacular, ella se maneja excelente en todo, sabe de vinos, sabe de la empresa, habla de cultura general, cada día me impresiona más, aún estábamos con algunas personas conversando, pero ella de pronto se movió de mi lado soltó mi mano dejándome solo, lo noté enseguida.Busque con la mirada, ella estaba en una vitrina de joyas, miraba con cierta nostalgia algunas piezas, pero un hombre se le acercó de pronto, ellos se saludaron y luego comenzaron a hablar con bastante familiaridad, me acerque y escuche como ella reía junto a &eac
Leer más
Capítulo VII
Aimé Bombelles D’AngeloDesperté con una mano de Salvatore en mi trasero y la otra sobre mi busto, pero qué cliché, sonreí y luego me di vuelta para darle un beso de buenos días, él despertó enseguida y me lo devolvió, mordí mi labio inferior y rodé en la cama quedando sobre él.Me acomode sobre su erección mañanera y sentí mis pliegues recibirlo sin ningún problema, saque la polera que llevaba como pijama dejando mi cuerpo completamente desnudo y comencé a moverme arrancando un par de gemidos a mi compañero.Él no se quedó atrás y se sentó sin salir de mí, atrapando uno de mis pezones con su boca, consintiendo sus gustos y alternando mis senos para darme placer, cada vez se nos daba mejor esto, mis suaves movimientos pronto co
Leer más
Capítulo VIII
Máximo D’AngeloHabían pasado exactamente 1 mes desde que Marie llegó a nuestro mundo, el alta de Kira costó, pero salió y por fin estábamos en casa, Marie se comportaba como ninguna, me encantaba su tranquilidad, en la casa todo estaba cambiado, habíamos acordado cambiarnos de casa.Vladímir me había enviado un informe sobre seguridad, fue entonces que me di cuenta de que vivíamos en una parte de la ciudad medianamente insegura, la idea era hacer todo mientras Kira seguía en el centro hospitalario, pero ella misma no lo permitió.El nuevo apartamento era un pent-house, me había gustado y cuando Kira lo vio sus ojos brillaron entonces no había duda esa sería nuestra nueva casa, de paso la seguridad era impecable, ya Vladímir me había ayudado a evaluarlo.

Leer más

Capítulo IX
Salvatore D’AngeloMáximo salió del carro y enseguida tomé entre mis brazos a Aimé y la saque también, entramos en urgencias en donde de inmediato la atendieron, nos pidieron algunos datos y luego el médico a cargo nos pidió que saliéramos, últimamente había tenido mal estar, pero creíamos que se debía a que últimamente habíamos viajado mucho.Estuvimos en París una semana, luego en Florencia otra y por último estuvimos una semana en NY, habíamos llegado hace algunos días, pasé la mano por mi cabello mientras escuchaba a mi hijo tranquilizarme.Cecilia y Darío no tardaron en llegar, al igual que Vladímir, ellos preguntaban qué había pasado y nosotros les contamos todo, el altercado que tuvo con Ofelia, luego se debilitó
Leer más