Casualidad - Libro I - Bilogía Amor

Casualidad - Libro I - Bilogía AmorES

Dia Mond  Completo
goodnovel16goodnovel
9.7
Reseñas insuficientes
30Capítulos
44.9Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Crucé mi mirada con él y algo dentro de mí se encendió, fue como un volcán que explotaba en mi bajo vientre y arrasaba con toda mi cordura. Solo él podía contenerme, sus caricias apagaban el ardor, no importaba si era “demasiado mayor”… Sin embargo, él no pensaba igual.Tenía todo lo que deseaba: una vida acomodada, una exitosa profesión, mi pequeña familia; al menos lo creí hasta que me encontré con ella por casualidad. Espontánea, dulce, sencilla; al mismo tiempo madura, con carácter y apasionada, dueña de un fuego que arrasaba conmigo y me consumía de deseo.Solo había un problema… Su edad.

Leer más
Casualidad - Libro I - Bilogía Amor Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
30 chapters
Prologo
Iván ArmetAcabábamos de llegar de un operativo, mi trabajo en la policía de investigaciones ocupa gran parte de mi tiempo, la unidad en la que estoy se encarga de los peces gordos del contrabando, estos nos habían dado una pelea bastante larga, pero todo acabó hoy con la caída de su líder.Me apresuro a entregar mi papeleo, en unas horas tengo que estar en casa de mi hermano y su novia, tenemos una comida, ya que presentarán a mi pequeño sobrino, mi hermano se aprovechará de pedir la mano de Liz, y yo soy el encargado del anillo.– Vamos por un trago – invita Diana interrumpiendo mis pensamientos, un tanto melosa se acerca a mí, la esquivo rápidamente.– No, tengo un compromiso – le respondo y veo como su expresión cambia, no dice nada o yo camino muy r
Leer más
Capítulo I
Iván ArmetHabían transcurrido casi 7 meses desde que mi hermano y cuñada habían fijado la fecha de su matrimonio y aquí estaba yo empacando para partir a Argentina, ellos habían viajado 2 días atrás, donde Liz casi me empaca en una de sus maletas a mí también cuando bromeé con el tema de ir o no ir con ellos.Sé que su familia ya se encuentra allá porque ella nos contó que ellos se toman un mes para viajar, sea desde el 15 de diciembre hasta el 15 de enero aproximadamente, me sorprende la cercanía que tiene a pesar de tener sus diferencias, las únicas que habían violado su estricto código durante los últimos 4 años habían sido Liz y Sol, quienes este año igual violaron, ya que Sol se irá en el mismo vuelo que yo, hace unos meses que se radicó aqu&iac
Leer más
Capítulo II
Cielo EspositoHabía estado recorriendo Tailandia las últimas dos semanas, desde que recibí la noticia de la muerte de mi padre no he querido parar, sé que tengo que enfrentarlo en algún momento, pero aún duele.Bangkok era precioso y había tanto que ver, solo me quedaba un día, en unas horas tendría que abordar el avión que me llevaría al frío de Nueva York, llevaba ropa holgada, mi cartera café y mi compañera eterna, mi cámara, estaba recorriendo la calle Khaosan o calle de los mochileros, que es como la gente de aquí se refiere a ella, siento como mi teléfono vibra, sé que Igor, quien seguramente está recibiendo mi equipaje, pedí en el hotel que lo hicieran llegar al aeropuerto, así que yo podía tener unas horas más de tranquilidad.

Leer más

Capítulo III
Iván ArmetLlegamos a Argentina, es muy bonito todo y la gente muy cariñosa y familiar, siempre que entramos en algún lugar se nos quedan viendo, bueno no es que pase desapercibido, mido casi dos metros y soy bastante fornido, después de pasar medio día en Buenos aires buscando algunos regalos, se decidió por botos irnos en el mismo avión a Carmen de Patagones.Cuando llegamos nos estaban esperando Liz y mi hermano, en un jeep antiguo, pero que cumplía su función sobre todo con el equipaje, ellos nos comentaron más menos como estaba el ánimo en la casa, ya que el día de ayer había llegado el equipaje de su sobrina, pero no ella, las hermanas de Liz y Sol estaban atónitas y culpaban a su abuelo por darle tanta libertad.El recibimiento fue grandioso la familia de Liz es super cariñosa, me
Leer más
Capitulo IV
Cielo EspositoEl recibimiento de mi familia fue tenso, pero cariñoso, me encanta estar así con ellos, solo en ocasiones, y por dios el monumento que ahora sé que se llama Iván, es un amor, lo he estudiado y siempre se me queda viendo, lo que es yo lo devoro con la mirada.Hablando con tía Sol averigüe algunas cosas sobre él, pero no creo que me haga el menor caso, casi me dobla la edad y es muy correcto, bueno ni al caso.Los días pasaron, y con ellos los preparativos de la boda estaban encima, a pesar de ser una ceremonia pequeña es entre fiestas por lo que todo era más, como decirlo, más mediático, se suponía que llegarían más familiares y por lo que tenía entendido, por parte del novio algunos amigos, ya que ellos solamente eran los dos hermanos.El 26 en
Leer más
Capítulo V
Iván ArmetDesperté laxo aun por mi sueño, aunque lo había sentido más real, pronto sentí que algo caía, tuve que mover la cama para poder recuperar mi móvil que había caído entre el respaldar de la cama y una de las paredes de la habitación, al agacharme para ver donde exactamente estaba mi móvil, vi dos cintas rojas, las tome junto a mi móvil.Suaves y gruesas, una vaga imagen se vino a mi mente y recordé – no puede ser – pensé, y me volví a sentar al borde de la cama, no fue un sueño, ella de verdad estuvo aquí, ella de verdad – oh por dios – musite, mi sonrisa me delataba, me había encantado en sueños, pero no solo había sido un sueño.Trate de mantener la calma, me metí al cuarto de baño, luego me
Leer más
Capítulo VI
Cielo EspositoDesperté por los toquidos en la puerta, me quise poner de pie, pero unos brazos me detuvieron, voltea a ver de quien se trataba, y ahí estaba, mi monumento, nos habíamos dormido después de hablar y de unos candentes besos.– Despierta – le dije comenzando a repartir besos por su rostro, baje por su pecho y con mi mano acaricie sus cosillas, vi una sonrisa dibujada en su rostro – no digas nada, alguien está tocando la puerta, si me preguntan si estás aquí …– Dices que sí, que me dormí – me interrumpió – que me sentía fatigado y tú me ofreciste la cama de aquí, ya que aquí es más tranquilo – asentí y me puse de pie, busque mi pantalón y un polo que traía en mi cartera, para luego bajar.

Leer más

Capítulo VII
Iván ArmetNuestros cuerpos reposaban laxos, por lo que habíamos hecho, ella causaba tanto en mí, jale de su mano para que volviera a recostarse sobre mi pecho, su risa nerviosa delata su estado, sé que no es correcto tratar a una persona como un objeto, pero en este momento la sentía tan mía, y eso me causaba tanta emoción como temor, temor a perderla, a que nos separáramos, a que ella me dejara, me vi amándola de un momento a otro, también sentía temor a ser descubiertos y que tacharan nuestra relación como prohibida, por la diferencia de edad.No me di cuenta cuando comenzó a observarme, pero cuando lo note me le acerque para tomar posesión de sus labios, me encantaba como respondía su cuerpo a mis caricias, pronto fuimos quedándonos dormidos.Desperté, extrañament
Leer más
Capítulo VIII
Cielo Esposito– Te amor – musite, pronto me di cuenta y a pesar de que él ya me lo había confesado todo, maldije mentalmente, lo vi cerrar sus ojos, quise romper la posición en la que estábamos, pero él no me dejo.– Te amo – musito cercando a mi – no sabes lo feliz que me haces – me beso y yo solo me deje llevar, me encanta estar entre sus brazos, sentir como se hunde en mi es la maldita gloria.No dijimos mucho después de eso, me volví a dormir, desperté después de un rato, se oían pasos en el corredor, por lo que me asuste y me levante corriendo a poner seguro a la puerta, cuando me di vuelta me di cuenta de que Iván me buscaba en la cama, se me hizo tan tierno y rico que pensé en una manera rica de despertarlo.Paso mi mano con delicadeza sobre
Leer más
Capítulo IX
Iván ArmetAcaricia el bello cuerpo de ella, es tan hermosa, tan delicada y a la vez tan fuerte, ahí veces en las que su madures me sorprende, es firme, decidida y no se deja influenciar, me gusta su vitalidad y esas ganas que tiene de vivir a su manera, bajo sus leyes, sin la necesidad de saber si las cosas están bien o no. Recuerdo la primera vez que la vi, su facilidad para responder y como esquivo entablar comunicación conmigo tan sutilmente, rio por cómo han sido las cosas.Unos golpes en la puerta me sacan de mis pensamientos, es don Alfredo, seguramente está buscando a Cielo, él dice su nombre, pero creo que es Amara quien le dice algo y él se va, - tengo que salir de aquí, ya es tarde y Gael me buscara – pienso, no tengo problema con que nos descubran, pero tampoco quiero causarle problemas a mi cuñada y a mi hermano, menos a Cielo.<
Leer más