Casada Por Obligación

Casada Por ObligaciónES

Jana Kros  Completo
goodnovel16goodnovel
9.6
Reseñas insuficientes
50Capítulos
105.0Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

"Todo lo que prometo lo cumplo, y me he prometido a mí mismo tener a Anaís postrada a mis pies. Aquel día que me humilló selló su propio destino, lo que me llevó a separarla de la persona que ella ama para hacerla mía…"Vivir en una comunidad regida por muchas normas no es fácil para ninguna mujer, más si el hijo del líder pretende tomarla como esposa, un hombre dominante y con problemas en el pasado, aunque un oscuro secreto los unirá de por vida.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
50 chapters
Prólogo
Quiero tener el poder sobre sus lágrimas, incluso deseo saborearlas, como un maldito enfermo. No lo puedo evitar. Pensar en ella de aquella manera me excita mucho.Soy un enfermo, un loco, un perturbado. Lo supe cuando todavía era un niño, aunque siempre he intentado reprimir lo que las lágrimas y el dolor provocan en mí.Me termino de poner la corbata, como si esta prenda tan odiosa, fuera a hacer la situación menos dolorosa para ella.—¡Dante! —grita mi padre —. Date prisa o llegaremos tarde.Él es el único que está a favor de esta boda. Tal vez piensa que con una esposa mis instintos más primarios quedarán en coma. Él siempre estará a favor de formar una familia. Y también está al tanto  de toda la oscuridad que siempre me ha rodeado, y lo único que él quiere es que yo siga sus pasos. Eso nunca va a pasar.
Leer más
Capítulo 1
AnaísNadie me entiende, siempre he cumplido las normas que mis padres decía seguir para ser una mujer decente.Sabía que ponerme a llorar en medio de mi propio compromiso le daría a entender a Dante que yo no deseo ser su esposa. Ya he conocido el amor. Un amor del que ahora todos quieren despojarme y obligarme a permanecer al lado de alguien que no me merece. De entre todas las mujeres que morirían por casarse con él, ha escogido a la única que nunca lo ha deseado, por supuesto a mí.Él abandonó nuestra comunidad, y lo entiendo. Yo también lo hubiera hecho. Ambos hemos conocido el mundo exterior.Al conocer a Max, el médico de la ciudad, me abrió los ojos y me dio esperanzas de creer que mi vida no tiene que ser como la de mi madre, ni la de cualquier otra mujer que viva bajo las órdenes de un hombre.Max es mi héroe, es mi salvador. Es el hombre que logró devolverme la vida, a raíz de eso, mi padre permitió que yo fuera a menudo a la
Leer más
Capítulo 2
Tengo que llevar a mi hermana al colegio. La observo. Ella todavía es muy pequeña. Tal vez dentro de diez años todo haya cambiado. Yo no quiero verla sufrir. Yo tampoco deseo  sufrir.—Pareces tan triste.Posa sus pequeñas palmas por mis mejillas, y estira mis labios con todas sus fuerzas, obligándome a sonreír.—Mucho mejor, An.Ella es la única que me llama así. An. Suena dulce. Incluso parece bonito. An.Olivia separa su pequeña mano de mi mejilla. Sonreí. Ella merece mi sonrisa. No tengo que mostrarle lo infeliz que me siento. Lo destrozada que me encuentro. No puedo negarle una sonrisa. No puedo transmitirle mi dolor, eso sería muy egoísta por mi parte.—Ahora pareces una novia feliz.«No lo eres»No lo soy. Pero ella no tiene por qué saberlo.—¡Date prisa!Yo doy responsable de ella. De ayudar a mis padres a guiarla por el buen camino. Pero no soy un buen ejemplo a seguir. Aunque ella piensa todo lo contra
Leer más
Capítulo 3
Me acomodo en mi cama, quiero despejar mi mente de cualquier pensamiento negativo que pueda perturbarme.No sé en qué momento he desarrollado este rechazo hacia Dante. Tal vez él sea un buen hombre, o será un buen marido. El caso es que no hemos empezado con buen pie.Ese día no era consciente de lo que decía. Bueno, sí que lo era. Pero quiero creer que esa chica mal educada no era yo. Solo sé que su atrevimiento por cortarme el paso me llevó a insultarlo. Luego le escupí... ¿en qué pensabas?No es propio de mí ese comportamiento tan vulgar. Ni de ninguna mujer de mi comunidad. Supongo que trataba de espantarlo. Quise ser alguien en quien él jamás se fijaría, y conseguí todo lo contrario. Intento borrar todo aquello. No quiero volver a pensar en ese día.Max había abandonado mi habitación. Yo había deseado poder levantarme y ver el aspecto que tenía. Quise estar guapa a pesar del dolor que pesaba sobre mi cuerpo. Yo quería estar perfecta.Mis
Leer más
Capítulo 4
Tiempo atrás:Max era atento. Tal vez demasiado. Quería que dejara de prestarme tanta atención y a la vez me preguntaba si solo actuaba así conmigo o lo hacía con todos sus pacientes.—Empezaremos la rehabilitación lo antes posible, el hecho de que tengas sensibilidad, aunque sea mínimas, aumenta las posibilidades de volver a caminar.Él tenía fe en mí. Yo en él. Era como si todas las esperanzas que tenía de recuperarme fueran gracias a él.Esa vez fue él quien empujó la silla. Los dos solos. Sin nadie que pudiera detener mi imaginación.—¿Cuántos años tienes?—Veintisiete.Hubiera dado lo que fuera por ver su cara al responder a esa pregunta.—¿Puedo hacer otra pregunta?—Por supuesto.Tal vez era mejor no tenerlo cara a cara. De esa forma se me hacía más fácil indagar en su vida personal.—¿Estás casado?No
Leer más
Capítulo 5
Me despido de Lara, ojalá no me dejara a solas con él. La odio por hacerlo, por apoyar algo que no he escogido y por no apoyarme con lo de Max.—¿Me tienes miedo?—No es correcto que hagas eso en público. Tú lo sabes mejor que nadie.—¿Te lo puede hacer el doctorcito, y yo no?¿Él sabe de Max? Por un instante me horroriza la idea. Quisiera morirme ahora mismo, además estoy segura de que mi cara vuelve a ser un semáforo en rojo.—¡No es verdad!—Más te vale que solo hayan sido caricias, si no sangres en mi cama, haré que se cumplan cada una de las normas y los castigos pertinentes.Sus palabras atraviesan mi cuerpo en forma de rayo. Me vuelvo pálida. Quisiera salir corriendo, pero su mano se aferra con fuerza a mi antebrazo.—Si sabías lo de Max, ¿por qué no escogiste a alguien más decente? ¿Por qué no anulas está pantomima? ¿Por qué?Enarca sus cejas, para luego sonreír con satisfacción.—Porque no quiero.Me siento e
Leer más
Capítulo 6
Tiempo atrás:Mis piernas volvían de algún modo. Me sentía feliz. Cada día que pasaba, Max me fascinaba un poco más. Tal vez yo a él también. Él me ayudaba a descubrir la verdadera felicidad.Cuando tenía rehabilitación daba igual que su turno hubiera terminado. Él estaba allí. Él estaría allí. Y de algún modo me daba a entender que yo significo más que cualquier otro paciente.Ese día no apareció. Casi lo agradecí, porque por alguna razón toda mi familia estaba allí. Presenciando mis esfuerzos por hacer que mis piernas volvieran a caminar.La ausencia de su presencia me desmotivaba, y el dolor no era tan soportable. Nadie me animaba. Nadie lo haría. Solo me observaban.Me dejé caer al suelo completamente frustrada, llevaban más de un mes y parecía que no avanzaba nunca.Me estaba rindiendo. Y por alguna razón volví a sentir ese vacío. El vacío que Max llenaba  casi a diario con sus mirad
Leer más
Capítulo 7
Me atrevo a mirarlo, ¿por qué no debería hacerlo? Clavo mis furiosos ojos en él. Buscando encontrar su rabia. Lo de la vista en el suelo, no está hecho para mí. Es más soy yo la que lo quiere a él mirando al suelo.Frunce el ceño y se centra en mis ojos. Su intensa mirada intentando obligarme a bajar la mía. Pero no lo haré. Me siento enfadada y quiero que lo sepa. Que todos los sepan.Él sabe de Max, no sé cómo. Pero lo sabe. Eso significa que también sabe de mi amor por él. ¿Por qué casarse con alguien que ya está enamorado?—¿Me permite que pasee con ella por el jardín?Supliqué a mi padre con la mirada, para que se negara.—Por supuesto.Mi cuerpo entra en tensión. Creo que ya no soy capaz de mover las piernas. Eso me recuerda a Max.Dante me tiende su mano. Vuelve a mirar a mi padre. Me obliga con la mirada a que acepte la mano de Dante. Me ayuda a incorporarme.  Y me ofrece su brazo para agarrarme a él.Ojalá fuera la primer
Leer más
Capítulo 8
Tiempo atrás:Me entretenía con los libros que Max me iba trayendo. Y cada mañana me hacía llegar el periódico. Yo jamás había leído las noticias. Pero de algún modo empezó a gustarme saber del mundo. Más allá de mi comunidad. Sabía de la existencia de esos países, pero leer sobre lo que pasaba en ellos era fascinante.Aunque mi mayor perdición fue uno de los libros que Max me regaló. Las Mil y una Noches. Leer una historia de amor de ese calibre. Imaginarme cómo la princesa Sherezade contándole historia a su príncipe con tal de que la recordara. Quise vivir en ese libro. Quise amar a Max con la misma intensidad que se amaban ellos. Lo guardaría de por vida. Lo protegería con la mía. Lo amaría con la misma intensidad que amaba a Max.Sostuve el libro durante largas horas entre mis manos. Imaginando haber nacido en ese lugar mágico y siendo libre de escoger a quien amar. Yo quería ser como Sherezade. Y quería ser amada como ella.Leer más
Capítulo 9
Presente:Tomo el libro entre mis manos. Juro que todavía sigue oliendo a él. A Max. Todavía no he llorado por él. Me he estado haciendo la fuerte, de tal modo que incluso me lo creí.Evito pensar en la boda. En Dante. En el final de una historia de amor. No pensar en ello, para mí significa negar su existencia. Quiero creer que todo es una pesadilla, que mañana llevaré a Olivia al colegio y que volveré a mi casa.¿Creí que sería para siempre? Una parte de mí sabía perfectamente que no sería así. Pero otra parte quería dejarse llevar por él. Quería ser amada.Ahora me culpo por ello. Por haber dañado a una persona que lo ha dado todo por mí. Que ha arriesgado su trabajo por mí. Yo he enredado a Max. Lo había seducido. Y había conseguido enamorarlo.Mi corazón duele. Duele demasiado.Siento como mis músculos se tensan, como mi cuerpo entero se retuerce. Yo he perdido esta batalla y lo peor fue haberlo hecho llorar. Eso es
Leer más