Índice
4 chapters
Capítulo 1
Antes de empezar, este relato fue creado para un concurso de navidad, por eso se enfoca en esa fecha, sin embargo quise mostrar la relación de hermandad que existía entre Carlos y Joaquín Duque, a quiénes ustedes ya conocieron en Si me ves llorar por ti. La vida de la familia Duque será narrada en los libros que muy pronto subiré de ambos hermanos. Espero lo disfruten y dejen sus comentarios y reseñas. **** Septiembre, 1999. Manizales- Colombia. El cielo de la hermosa Perla del Ruiz amaneció nublado, y los estruendos avizoraban lluvia; pero eso no era un impedimento para que los dos pequeños aventureros: Carlos y Joaquín Duque emprendieran una travesía aquel día, ambos niños despertaron temprano, con el canto de los pájaros y el delicioso olor del café colombiano recién preparado. 
Leer más
Capítulo 2
Diciembre, 1999. Las cálidas temperaturas de la hermosa ciudad, daban la bienvenida a diciembre. Los hogares colombianos se vestían de luces, adornos navideños, árboles de navidad, nacimientos, esperando la llegada del niño Jesús. Las haciendas cafeteras no eran la excepción, llenas de gran belleza, rodeadas de hermosos cafetales y árboles de guayacán se adornaban con sus mejores galas para recibir la navidad. Para Carlos, era lamentable ver como las demás haciendas se engalanaban con sus mejores arreglos navideños, mientras en su casa las sombras de desolación eran lo único que adornaba la finca en la que él vivía. Año tras año era lo mismo; por esa razón, él siempre acudía al llamado de Luisa Fernanda, la madre de Joaquín, quien con ayuda de todos los trabajadores de la Momp
Leer más
Capítulo 3
Carlos recordó que lo debían estar esperando, entonces preparó sus cosas porque la navidad la iba a pasar en casa de su padre. Con el morral en la espalda, las manos en los bolsillos y la mirada triste recorrió el camino lastrado que conducía de su casa a la Momposina. Cuando llegó pudo percibir los exquisitos olores que venían de la cocina, entonces fue directo hacia allá y preguntó por su papá y su hermano. Carmenza, la madre de Jairo, le explicó que se habían ido a repartir obsequios a las comunidades alejadas. Carlos se sintió olvidado, inclinó la cabeza, haciendo su mejor esfuerzo para no llorar, mientras Carmenza le servía unos deliciosos buñuelos acompañados de natilla; pero el pequeño ni siquiera los probó. Salió de la cocina y fue a indagar en la casa, esperando encontrarse con el piano que tanto le había ped
Leer más
Capítulo 4
Un torrencial aguacero empezó a caer por el sector, los pequeños no tenían donde refugiarse. Joaquín sollozaba asustado. —No llores hermano, todo va a estar bien —decía Carlos intentando disimular su temor. El agua caía por sus cuerpos, empapándolos, por el torrencial aguacero trataron de cubrirse bajo un árbol, pero el viento soplaba muy fuerte y la lluvia consigo. Carlos divisó a lo lejos una pequeña casita, con las luces encendidas, no estaban muy alejados pensó el niño y quizás ahí les podían ayudar. Tomó de la mano a su hermano menor y con cuidado de no resbalar por el lodo de la lluvia caminaron por la ladera hasta llegar a la pequeña cabaña, temblando de frío, con hambre, y miedo, golpearon la puerta de la casa, que estaba adornada con un par de campanitas, hechas con botellas de plást
Leer más