Índice
58 chapters
Capítulo Diez
Leo observó la pelirroja de arriba hacia abajo, confundido se detuvo en el umbral del pasillo que conducía a su habitación y el estudio, donde pasaba horas trabajando y elaborando proyectos de compra, para futuras inversiones de la empresa en la que laboraba, y en la que aspiraba a ser más que un simple empleado. Aunque de simple no tenia nada, se corrigió orgulloso. Él se había ganado el puesto de mejor negociante y un gran activo para Mega Inversiones, por eso Marcos tenía tanta confianza en él, y por eso le daba los mejores contratos, así como los viajes al extranjero. Esa confianza no debía romperla. Cinco segundos. Solo cinco segundos y ya la pelirroja estaba vestida, con los tacones puestos y la mirada aprensiva. Cierto era que las mujeres eran más veloces para muchas cosas. Aunque el cabello rojo de ésta, dictaba mucho de estar arreglado. Parecía que acababa de correr un maratón. O
Leer más
Capítulo Once
Sophia McAdams —¿Estás bien? — fue lo primero que escuchó cuando abrió la puerta al día siguiente. —No me secuestró, violó, ni me ató a su cama —le respondió moviéndose de la entrada para dejar que Aria entrase a su apartamento. Su amiga iba ataviada en un vestido de rayas verticales de color rojo y blanco, el cual dejaba ver sus bronceada y muy torneadas piernas, así como unos pies con Pedicure recién hecho. —¡uy! Que cara —dijo al cerrar la puerta — ¿no fue tan bueno como pensaste? Juraba que ese bombón podía dar mucho más. Aria la persiguió hasta la habitación, donde Sophia terminaba de alistarse para ir a su segundo día de trabajo, con una migraña que le estaba haciendo dudar de todo en su vida. ¿Por qué razón bebió tequila? Ah, sí. Recordó molesta. ¡Por la tonta de Aria! —Toma — Aria sacó de su bolso Channel un frasco con pastillas — pensé que ibas a necesitar esto, y por la cara que
Leer más
Capítulo Doce
Capítulo DoceSeguro que todos los ojos estaban encima de ella, casi iba arrancándose cada hebra de su cabello rojo, uno a uno, como medio de tortura y ansieda, apretando los labios y fijiendo mirar al infinito, con la cabez bien en alto. Por más que caminaba intentando aparentar una seguridad que no poseía, sentía que cada una de las personas que se topaba en el camino la observaba, la miraba con esos ojos de acusación, una mirada llena de prejuicios. Zorra, puta, fácil. Cada una de esas palabras la llevaban en la mirada que le lanzaban a cada paso que daba por el corredor de la meurte, por el apsillo de los fusilados, entrando por el ascensor -alias el martirio de los pecadores y putos- el cual tomo estando lleno de gente que no tneia idea de que ella había tenido sexo la noche anterior. ¡Carajo! ¿como había caído tan bajo? ¿cogerse a un compañero de trabajo el mismo día que lo había conocido?¿acaso estab
Leer más
Capítulo Trece
Leo Sandoval —Lo primero que te dije Sandoval. ¡Lo único que te pedí! — Marcos lo miraba lleno de rabia. Era cierto, él tenía razón. —¿Qué quieres que te diga? ¿Que lo siento? ¿Que me arrepiento? —¡Quiero que me escuches Joder! ¡Quiero que cuando te hable me prestes atención! — bociferó airado. —No eres un maldito Muchacho Sandoval. ¡Eres un jodido hombre de treinta años! Marcos nunca le había dado una reprimenda así, mucho me os le había hablado sobre mujeres. Pará Leo, su jefe era lo más reservado y metódico posible. Siempre iba un paso adelante, por eos lo admiraba y confiaba en cada decisión que Marcos tomara. Él sabía que su jefe, que ese hombre que tenía enfrente, con los ojos verdes llenos de ira y enojo, no se andaba equivocando. Pero se había equivocado con él. —Mi vida personal no debe de... —¡y una mierda! — rigió golpeando su escritorio —¡carajo! Pareces un maldito crió con el cerebro en las
Leer más
Capítulo Catorce
CAPÍTULO CATORCEDespués de incómodas horas de trabajo, mirando sobre su hombro buscando con sus ojos, que Leo apareciera en cualquier momento, para burlarse de ella, o para invitarla a su apartamento otra vez. No entendía sus sentimientos encontrados. El hombre era el más odioso y petulante que había conocido en su vida, y aun así, era el único que no había salido de su cabeza.La decepción fue la única que llegó ese día a la vida de Sophia, esas nueve horas de trabajo fueron eternas para ella y su cordura. ¿Decepción? ¿Pérdida de neuronas por un polvo era posible?Seguro que, después de todo, uno subía al cielo y bajaba en picada. Seguro que allí, justo cuando él le metió los dedos hasta el fondo y la hizo llegar al orgasmo, estaba segura que al pegar la cabeza a la puerta, sus neuronas habían colisionado y explotado de forma estrepitosa. Provocando que ahora, estuviera en ese estado de confusión y deseo de ser posei
Leer más
Capítulo Quince
LEO SANDOVALEl ascensor estaba tomándose todo el tiempo del mundo en terminar de llegar al lobby. Había quedado con Rey para tomarse unos tragos, cosa que él necesitaba con desesperación y angustia. ¿Cómo era posible que esa pelirroja no saliera de su cabeza en todo el día?Sabía que lo había hecho mal al entregarle el sostén esa mañana, pero no había podido evitarlo. Quería hacerlo en privado, a discreción, pero ella se había encargado de que Marcos lo supiera, y posiblemente media compañía. Por primera vez a sus treinta años, no tenía control en lo que otra persona hiciera en su vida, con su mente, y con la parte cubierta por sus pantalones hechos a medida. Saco el móvil del bolsillo de su traje y marco el numero de Rey.—Hey — saludó a su amigo y confidente. —Voy saliendo — Rey había estado fuera de la oficina todo el día, por lo que se había visto obligado a concentrarse lo más que pudo, para olvidar su encuentro
Leer más
Capítulo Dieciséis
—¿Quién carajo eres tú? Será mejor que te vayas, esto es algo privado — el hombre lo miró un segundo y luego volvió a mirar a la pelirroja. —Mi novia y yo estamos resolviendo algo. —¿Estas bien? — No entendía su preocupación, era obvio que ella podía controlarlo, con el carácter que tenía, seguro que podía apañárselas sola. Pero no quería dejarla. —Estoy bien —le respondió ella después de pensarlo unos segundo. Pero él no se movió de su lado. —Vete, Hermes — ella no lo miró en ningún momento, sus enormes ojos azules nunca fueron al encuentro de los suyos, pero tampoco se deshizo de su abrazo, no se despegó de su lado. —Terminamos. Tu y yo, ya terminamos. Lo aceptas, no entiendes, y te vas. Eso es todo. —No quiero que terminemos, mi princesa. No puedes… — el hombre le lanzó una mirada llena de ira, miró el brazo que lo conectaba con la pelirroja, y de haber podido asesinarlo con los ojos, seguro que Leo estaría siendo apuñal
Leer más
Capítulo Diecisiete
Sophia McAdams Sophia salió de la emergencia de la clínica Jefferson, con la intención de largarse del lugar lo más pronto posible.  No debía de estar ahí, no se suponía que estuviera ahí, a esa hora se suponía que debía de estar Terminando de ducharse para luego ponerse un vestido matador y unos zapatos de tacón, para mientras se maqyillaba con un poco de contorno y lápiz en los ojos, tomarse unos tequilas antes de salir para el club, a verse con Merly. En cambio la vida le había sonreído de una manera diferente. ¿sonreír? No era  precisamente la palabra adecuada. La vida la había jodido de una manera diferente. Suspiró, intentando botar el golpe, la ira que sentía correr por sus venas a toda velocidad como un tren descarrilado a punto de revolcarse, la tenía nerviosa, con las palmas sudada y el deseo de romper algo, se hacía a cada segundo más fuerte e intenso. —No te me acerq
Leer más
Capítulo Dieciocho
Leo Sandoval  Arriesgándose a ver el moretón en la cara que le iba subiendo como un cáncer en el corazón Leo se miro frente al espejo con una ira que no pudo disimular ante sí mismo. ¿Qué mierda le había pasado? Pensó molesto. ¿Cómo era posible que hubiese caído tan bajo en sus instintos más profundos? La defendiste. Odiaste Escuchar Como otro hombre se refería a ella, su cerebro le lanzó de inmediato la respuesta que no deseaba escuchar. —¡Maldita sea! —exclamó apunto de estampar Un puño contra el espejo y así evitar ver esa mirada de lástima. Esa mirada que tanto había odiado tiempo atrás. No podía volver a caer en la tentación de sentirse comprometido con otra persona que no fuese sí mismo. No podía volver a confiar en una mujer, mucho menos en una que tenía el poder suficiente para hacer que él perdiera los estribos como esa tarde. Su teléfono celular sonó en ese momento y casi agradece a los Ángeles co
Leer más
Capítulo Diecinueve
Sophia McAdams Miró el teléfono inalambrico que la enfermera le ofreció, como si este fuese una burla a su memoria.Estaba en la era digital.Solo había habido un problema en su ecuación de regresar a casa y avisar a Aria de su salida.Aparte que no se encontraba con deseos de salir sola del hospital y dejar a Hermes tirado en una camilla de emergencia.Marcó el único número que conocía con la esperanza de que tomara el celular.—¿Hola? — Su voz le calmó el corazón de inmediato y su latiz volvió a su cause.—Hola, amor — saludó.—¿Nena? ¿Eres tu? ¿Por qué me llamas de ese número? ¿Está todo bien?Él la conocía tan bien.Hacía meses que no sabía de él, que no lo llamaba, que no buscaba el calor de su voz.Porque debía superarlo.—Estoy bien, Ter— murmuró y se pasó inconscientemente la man
Leer más