Índice
31 chapters
Capítulo 10.
Sonriendo de lado cuando estaban a punto de llegar a su casa, Marcus detuvo el auto en una calle un tanto solitaria. Jedward vivía a las afueras de Londres por lo que estaba agradecido de no vivir en la gran ciudad como los demás.Mirándolo confundido viendo como apagaba el motor del auto, después de eso todo fue muy rápido para su gusto, tenía otra vez los labios de Marcus sobre los suyos de forma desesperada. Correspondió el beso con la misma fuerza que este se lo daba, tenía sus manos en su cuello acercándolo más a su cuerpo. Sintiendo como las manos intrusas de este se colaban dentro de su polera algo hizo clic dentro de su cabeza deteniendo cualquier avance que este hacía. —Creo que debo de ir a mi casa antes de que s
Leer más
Capítulo 11.
Mirando a su novio parado en la entrada de su salón de clases, esperando que él saliera de allí para irse a casa. Lo bueno es que no tenía rastros de besos en sus labios por lo que por un lado se sintió mal por engañar a su novio con Marcus. Pero la verdad es que por un lado le gustaban los labios de él. Sonrió forzado cuando llegó a su lado y dejó un beso en sus carnosos labios. — Hola, ¿Cómo estás? —preguntó, cuándo comenzaron a caminar. — Estoy bien, ¿Y tú? —preguntó Nicolás, pasando uno de sus brazos por los hombros de éste. — Estoy bien aunque un poco ajetreado por los ex&aac
Leer más
Capítulo 12.
Unas náuseas horribles se instaron en su garganta hasta que un vómito desagradable se instaló en su boca causando que se levantara rápidamente de la cama para ir de forma inmediata al baño.  No esperó a que su novio se levantara o ponerse una ropa adecuada para ir hacia allá, no pensó en nada más que vomitar todo lo que podía. Algo estaba mal y no podía ser lo que estaba pensando, la mano que se instaló en su espalda calmando un poco sus ganas de vomitar fueron tranquilizantes para él.  Después de lavar sus dientes al igual que Nicolás fue guiado por el cuerpo desnudo de su novio hacia la cama donde fue dejado con delicadeza en esta.—Siento haberte asustado —murmuró, sonr
Leer más
Capítulo 13.
Todo estaba muy mal, ¿Cómo diablos le diría a Nicolás que estaba embarazado? Y más aún, las cosas que estaban ocurriendo con Marcus. Sabía era una perra por estar de besucón con el mejor amigo de su novio pero no podía negar que le encantaban los besos de Marcus antes de que se pusiera un tanto posesivo por así decirlo.Ahora que sabía que estaba esperando dos niños a la edad de dieciocho años casi diecinueve las cosas estaban más que complicadas. No podía ir de la noche a la mañana y decirle a su novio que podía tener hijos pero que sobre todo que estaba embarazado.  Debía de mantener la calma justamente como su padre le había indicado que hiciera, es que la verdad estaba entrando en pánico inminente en ese momento. Leer más
Capítulo 14.
Soltando un bufido leyó el mensaje de Marcus en su celular indicándole que lo esperaba afuera de su casa en una hora aproximadamente. Había pasado la tarde en el departamento de Nicolás buscando el momento oportuno para decirle que estaba esperando un hijo del cual ambos tenían la culpa. O mejor dicho él tenía la culpa por no decirle antes a su novio que podía tener hijos y ahora estaba esperando a dos en lugar de uno.  No se contuvo en hacer un puchero levantándose de la cama y tomar el diario de su padre otra vez....Me tomó tan fuerte del cabello y me llevó hacia su cuarto de juegos donde estaba la maldita ropa a la cual había aborrecido desde que la había visto. Me sentía tan sucio que ni siquiera ser tocado, me había ordenado ponerme ropa
Leer más
Capítulo 15.
Con los ánimos por el piso se dijo así mismo que debía de seguir con su vida después de lo ocurrido el día anterior, sus padres no valían la pena, según él. No sabía porque había decidido ir por su propio pie a la universidad, ósea, pagar un taxi y no decirle a su novio que lo pasara a buscar como todos los días.Tenía todo planeado para las próximas semanas, después saber si sus bebés están bien se iría del país lo antes posible si era necesario. No tenía el coraje para decirle a Nicolás que saldría del país o mejor dicho que jamás volvería o eso planeaba. Necesitaba salir de todos los problemas que había conseguido por estar pensando con los labios y no con la mente.Tenía
Leer más
Capítulo 16.
El rostro de incredulidad que tenía Kayled era épico, no podía creer que lo consiguiera tan rápido.—No puedo creer que lo hiciste —susurró. —Te dije que me casaría antes de salir del país, querido. Siempre consigo lo que quiero —se encogió de hombros subiéndose en la cama. —Pero tan rápido. Pensaba que se casarían en un mes... —se puso a su lado. —Sabes que me voy en dos semanas. No puedo tener un hijo sin el apellido del padre en Estados Unidos, podían quitármelo y dárselo a Nicolás —suspiró—. Aunque pensándolo bien, estaría atado a Nicolás de por vida o hasta que se
Leer más
Capítulo 17.
—Ya no me quiero casar, papá —hizo un pequeño puchero. Harry rodó los ojos colocándose el cinturón de seguridad. Liam también hizo lo mismo en el asiento de piloto. —Querías casarte hace dos días atrás, ahora no vengas con que ya tienes miedo de casarte con Nicolás —dijo Liam, entre dientes y este suspiró. —Saben bien porque me caso —se encogió de hombros. —Para darle un apellido a tu hijo en Estados Unidos —dijeron los dos al mismo tiempo. —Pero, papá, no me quiero casar —dijo como un niño pequeño. Leer más
Capítulo 18.
Miró por última vez la sortija que estaba en sus manos. Sentía unas ganas horribles de llorar como una magdalena. Todo estaba listo, se iría antes de la graduación de su esposo.  Le habían entregado la visa, pasaporte y sobre todo la credencial como estudiante en su nueva universidad.Tenía las maletas hechas aún lado de su closet para no levantar sospechas con Nicolás. Sus padres estaban en la sala de su "Nuevo hogar" desde que se había casado.  Tenía que aprovechar que Nicolás no estaba en casa para poder salir de allí.  Gracias al cielo que estaba en la universidad tomando los últimos exámenes para poder graduarse.Sintiendo como las lágrimas bajaban sin control por sus mejillas mientras tocaba su vientre aún más notabl
Leer más
Capítulo 19.
Querido Nicolás: Ya para cuando quieras terminar de leer esta carta, estaré a cientos de kilómetros lejos del suelo europeo. Perdóname, pero tenía que hacerlo. No podía quedarme en Inglaterra contigo a mi lado. Te amo, eso jamás lo dudes. Pero no puedo quedarme con una persona que me prohíbe las cosas, te tengo miedo. Cada noche que pasamos casados sentía terror de que de un día para otro te volverás igual que mi padre y llegaras a golpearme sin motivo alguno. Tienes dinero, pero no tienes mi confianza. Tienes dinero, pero eres agresivo. Tienes dinero, pero eres impulsivo.No quiero que gastes tu tiempo buscándome en Estados Unidos, porque no me
Leer más